Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 05:03

Vacuna para el palurdo

Vacuna para el palurdo

Estoy esperando el momento en el que me convertiré en lobo por vacunarme contra el coronavirus, no sé si será así o tal vez me pusieron un chip 5G que ya está funcionando dentro de mi cuerpo y activará mis nuevos poderes zombies. Sigo atento para ver si ahora soy un soldado del “Nuevo Orden Mundial” por recibir dos dosis de la vacuna que me hace preso de líderes que quieren destruir la humanidad, o será que tal vez me muero en cualquier momento después de “estar sanito”, como me lo dijo una señora que no quiere vacunarse por nada.

En estos días leí y escuché tanta cosa, debo confesar que reí demasiado, la verdad en muchas de las versiones anteriores no pude contenerme y después, al tratar de volver a la realidad, me decía: “Pensar que es en serio que se tienen ese tipo de cabecitas en una sociedad como la nuestra”.

Capísimos para inventar cualquier estupidez y decir que todo lo leyeron de unos científicos que mandan mensajes por WhatsApp a la población que quiere saber la verdad. Mientras tanto un gobierno decide, de manera muy acertada, no poner en riesgo a todos y esos descuidados o los incrédulos de la ciencia ahora tienen dos opciones, o se sacan PCR todo el tiempo o se vacunan.

No faltaron los protestantes, grupitos de gente que se muestran indignados por tal decisión, me imagino un discurso en el que reclaman el por qué los quieren hacer vacunar, cómo pueden hacerles eso, cómo se van a preocupar por su salud, no ven que los quieren matar obligándolos a vacunarse (nótese el sarcasmo y la burlesca manera de manifestarme).

Por otro lado, no podemos dejar pasar lo que ahora sucede en centros de salud, muchísima gente buscando la famosa vacuna. Claro, tuvieron que llegar las acciones coercitivas para que algunos se acordaran que tienen que inmunizarse y para que otros entren a su discusión interior y se pregunten: ¿debo vacunarme y ser parte del inventado orden mundial, que nos quiere someter a los líderes que nos quieren aniquilar? o tal vez ¿puedo resistirme a la vacunación y luchar contra este sistema opresor?

¿Qué cosas no? diría Quico, si se tratara de un capítulo de El Chavo. Ya sabes, la decisión de todas maneras es tuya, mientras tanto, yo aquí estoy como miles, esperando en convertirme en un monstruo o que me hagan parte de una acción global que busca controlar a la humanidad, ni modo, ya me vacuné y me alegra hacerlo porque así me cuido y cuido a mi familia que tanto amo.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad