Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:01

Un sueño de ratón

Un sueño de ratón

Un ratón que nos enseña a sonreír de la manera más sencilla, un Armando que entre tanto conflicto, nos muestra que la vida es esta y que los sueños están ahí, listos para cumplirlos, siempre y cuando sean reales y sinceros.

Te diste cuenta cómo entre los conflictos está la gente que defiende a su candidato, están las personas que defienden su ideología y los que tratan de seguir sus vidas trabajando; entre todo eso también están los insultos, las difamaciones, están los gritos desesperados llenos de odio y denuncias de discriminación de quienes se sienten menos y los que quieren ser más.

Esta es una reflexión en base a una sociedad boliviana que se sumerge por días y del todo, en un contexto político, mientras una pandemia nos sigue matando, una sociedad que tiene algunos actores que encuentran en el insulto la mejor manera de ser.

Menciono todo esto, porque hace unos días estaba en media cobertura la noticia del show de Armando, una persona que tiene cierto retraso y que a través de OPINIÓN conocíamos su historia debajo de un titular que llamó la atención de miles y que decía: “Armando es de día Mickey y de noche duerme en cajeros”. 

La historia llamó mi atención al igual que la de muchos de ustedes y al ir a su primer show vi a un niño cumplir su sueño, él quería disfrazarse del ratón Mickey y alegrar a la gente; no le importaba ganar dinero de eso o alcanzar la fama y riqueza que tantos anhelan. Reitero, él solo soñaba con disfrazarse y alegrar a la gente. Como había publicado en mis redes, yo lloraba mientras él bailaba y disfrutaba su momento.

Resulta que no es tan complicado cumplir sueños, la simpleza de muchos está en nuestro corazón; el ratón Armando no usó gritos eufóricos, no le faltó el respeto a nadie y no tuvo que atropellar a nadie para cumplir su meta. Tantos políticos, tantos pseudo dirigentes, tantos buscapegas deberían entender que a veces solo necesitamos soñar y tener fe en que las personas de buen corazón, sí cumplen sus sueños.

Aprendí de un ratón que en esta hermosa vida, el dinero, la riqueza como tal, es tan solo parte de lo que materialmente puedes alcanzar y ya, no es felicidad. Con sueños como el de él, sí construimos una mejor sociedad; con los sueños de corruptos y falsos líderes, solo construimos división y generamos muerte y dolor.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad