Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:57

Trabajo vs COVID

Trabajo vs COVID

Estamos en ese preciso instante en el que está en nuestras manos el reactivarnos económicamente, justo ahora podemos decidir que si se incrementan otra vez los casos o nos cuidamos y tratamos de salir adelante. Sin embargo, muchos nos chocamos contra una pared al encontrarnos con fiestas clandestinas, negocios que no cumplen con las medidas de bioseguridad y gente que se cree inmortal.

Durante tantas semanas, en plena tercera ola, escuché a tanta gente decir que necesitábamos trabajar y eso es tan cierto, ya no podemos aguantar más confinamientos y tampoco podemos entrar al sálvese quien pueda y que se mueran los que tengan que morirse, entonces vamos, avancemos, pero con barbijos y medidas de bioseguridad.

Aprendí que es más barato comprar un barbijo de 5 pesitos, que pagar por un día de terapia intensiva; aprendí que es más sencillo cuidarse de posibles contagios y desconfiar de todo y todos, que salir como si nada pasara para después estar rezando por un poquito más de aire en mis pulmones.

Otra vez menciono, necesitamos reactivarnos, trabajar, ya no podemos estar encerrados en cuarentenas estrictas y para eso debemos cuidarnos y pensar que el daño lo provocamos nosotros mismos. Durante muchas semanas escuché a un dirigente del transporte o del comercio, pedir que no se tengan días de encierro y al salir del lugar, donde reclamaban, me cruzaba con un trufi lleno de gente que en muchos casos ni barbijo usaba.

Trato de entender por qué es tan complicado usar un barbijo y trabajar, no puedo comprender como es que después bloqueamos rechazando cuarentenas, si es ahora cuando podemos evitarlas. Una gran parte de la población está acostumbrada a criticar y exigir sin poner de su parte o hacerse responsable de situaciones que nos complican a todos.  No puede ser posible que después de un año de coronavirus, no aprendamos a que gran parte de la solución está en las medidas de bioseguridad, o es que queremos quedarnos con un barbijo para siempre y a la espera de que una cuarta o una quinta ola nos mate. Duele demasiado perder a un ser querido, se te destroza el corazón cuando un familiar muere pidiendo un poco más de aire, se te parte la vida cuando sabes que un buen amigo se va porque no resistió y perdió la batalla contra la COVID. Estoy seguro que a muchas y muchos nos tocó sufrir la muerte de alguien cercano y que nos ponemos a pensar que no es necesario aprender a la mala para salir de todo esto. Necesitamos saber que mañana nos podemos morir y que gran parte de ese resultado está en una acción basada en una decisión. La COVID te espera en la puerta de tu casa, o tal vez ya vive a tu lado, por favor, cuídate para que volvamos a encontrarnos.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad