Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:44

Tolerancia, soy distinto

Tolerancia, soy distinto

Una pollera, un sombrero, una gorra o un pantalón; mi piel morena, la tuya blanca, la de ella trigueña; mis ojos cafés oscuro, los tuyos verdes, los de él azules… qué importa tu apariencia, qué tanto importa la mía; qué tanto nos hace lo que somos por fuera.

Hoy decidí escribir sobre la necesidad de tolerarnos, de entender que tal cual nos vemos y pese a cualquiera de nuestras diferencias, podemos ser uno. Entiende que somos diversos, es que en nuestro país realmente somos diversos.

Hace unos días fue noticia el hecho de que un grupo de personas fue retirado de la plaza de Cala Cala, se habló de racismo y de intolerancia. Salió la contraparte, representantes de la Resistencia Juvenil Cochala explicaron lo que había sucedido; el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, manifestó que no se permitirán ese tipo de actitudes, sin embargo, y más allá de cualquier declaración o amenaza, estamos nosotros que necesitamos entender que es justamente este momento en el que se necesita más unidad.

Por eso preguntaba, qué tanta importancia tiene el cómo me veo. Muchos cuestionamientos o acciones discriminatorias ahora no solo vienen de las diferencias regionales, también por ahí va la posición económica o incluso el partido político al que sigues o persigues; de todas maneras, si analizamos bien, no hay diferencia, no hay un más o un menos, están las personas y ya.

Aprendí en la Llajta que una mujer de pollera puede hacerme sentir querido al tratarme de esa manera especial que solo una qhochala sabe hacerlo, entre palabras, modismos y la sonrisa de nuestro valle. Entendí que esa mujer que lleva pantalones, literalmente, puede hacerme sentir ubicado en una ciudad de diversidad cultural.

Qué acaso existe diferencia entre el señor que me recibe el pasaje en el micro a las 10 de la noche, con un rostro que refleja su cansancio después de haber soportado horas y horas de un tráfico caótico, o aquel que con saco y corbata me saluda de una manera educada, cuando me lo cruzo por la calle. ¿Existe diferencia entre alguno de ellos si es que ambos tienen la delicadeza de portarse bien con los demás?

Necesitamos tolerarnos, entender que todos somos culpables de lo bueno y malo de esta sociedad; que nadie es más o menos. Necesitamos unirnos, ser bolivianos, ser humanos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad