Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 09:56

Tantawawa para el vivo

Tantawawa para el vivo

No esperes a que se muera para decirle que lo amas, que es importante para vos y que estás arrepentido por el daño que le hiciste. No esperemos a que alguien se nos vaya, para llorarle, y hacer que en sus días sepan que son importantes; la vida es esta y no hay otra igual, así que a meterle ganas y a vivir hoy entre todas y todos.

Llegó noviembre, mes que inicia con el día de Todos los Santos, una fecha muy especial que nos trae de visita, según nuestras tradiciones, a todos nuestros seres queridos. En Bolivia los recibimos el primer día de este mes y sin lugar a duda eso nos permite aprovecharlos y recordarlos con mucho amor.

Están los que nunca se olvidan, nuestra familia, las y los que amamos sin lugar a duda, los que están en nuestros corazones y a los que recibimos con su comidita especial, sus deliciosos refrescos y sus traguitos, aquellos que disfrutaban cuando vivían entre nosotros y que hoy por hoy ya no están físicamente.

Ahora y en medio de un contexto festivo marcado por nuestra cultura, está la reflexión para que podamos entender que aquí se disfruta a la persona, no en otro momento, es ahora. Muchas personas mueren a diario y con la gran cantidad de los que pierden contra el coronavirus, nuestras almitas aumentaron en cifras, son cada día más después de tres olas que se llevaron a tantos que dejaron de respirar y no pudieron vencerle a un virus maldito.

De qué sirve tanta pelea, tanto conflicto, de qué sirve tanta división entre unos y otros que dicen tener la razón si llegado el momento nuestra vida está aquí, prestada por un momento y esperando apagarse como tiene que suceder. Estás preocupado por tener la razón, por ganar más dinero y llegar a tenerlo todo, incluso a costa de los demás e igual que cualquiera te irás con nada, simplemente morimos sin ni un peso en el bolsillo para llevar al más allá.

Qué bonito irse sintiendo que serás recordado, que dibujaste más sonrisas que cualquier persona; qué bonito irse de este mundo sabiendo que diste lo mejor de vos y que permitiste que tu prójimo esté contento. Hermoso el sentir que invitaste un plato de comida a quien tenía hambre, hermoso saber que le diste un vaso con agua a quien tenía sed. Definitivamente es mejor irse recordado de una bonita manera, que sentir que los demás piensan que es mejor que te vayas y que le das calma a quienes te soportaban. Llegó Todos Santos, la festividad de las almitas, la oportunidad de recibirlas en nuestro hogar, mañana nosotros haremos el mismo viaje. Hagamos que en la mesa que nos espere, por sobre todo haya amor, hagamos de este un mundo mejor.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad