Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:18

Que el tren pase por otro lado

Que el tren pase por otro lado

Un tren metropolitano pasando por la puerta de mi casa o por mi cuadra, un tren pasando por mi barrio o a tres calles cerca de la mía… Qué perjuicio!, por qué o para qué el progreso o el bien común de todos.

Obviamente todo lo mencionado está basado en el sarcasmo de poder decir lo que escuché y escucho muchas veces de algunas personas, dirigentes o incluso autoridades. A ver señores, desde cuándo empezamos a pensar en serio en nuestra Llajta. Entre declaraciones y declaraciones durante las últimas semanas se escuchó mucho y de todo, lo que no puedo entender y es que en serio no me cabe, es que haya gente que no piense en el bien común, en un medio de transporte masivo, económico y seguro; de verdad, no me entra en la cabeza el hecho de que algunas y algunos decidan oponerse porque sí y lo digo con fundamento. 

Escuché muchas versiones e incluso la que más me sorprendió fue la que menciona un daño severo al río Rocha, y claro, uno se pone a pensar ¿Y es que el río no está muy dañado?

Me cansé de ver imágenes de un teleférico en la ciudad de La Paz, que transporta miles de personas al día de una manera más eficaz y económica. Me cansé de escuchar que es necesario ver opciones de transporte para Cochabamba, cuando no nos podemos poner de acuerdo en el trazo de una sola línea del tren metropolitano.

Más allá de colores políticos y de caudillos representativos de pequeñas masas que no tienen la más mínima intención de encontrar una solución, estamos las y los ciudadanos, los que queremos una Cochabamba más renovada, los que consideramos que ya es necesario avanzar después de tanto daño en diferentes ámbitos.

Sí, muchos queremos mejores condiciones de transporte; sí, es necesario progresar, pero cuándo, cuándo empezamos.

Estamos a las puertas de contar con otro tipo de transporte en Cochabamba que nos puede articular, vincular y generar distintas posibilidades económicas a muchas personas, sin embargo, algunos no quieren y se oponen de la forma más sencilla con un rotundo “No”. ¿O necesitamos otro hombre “Topadora” que con tractor en mano decida hacer las cosas porque sí?

Lo que necesitamos es entender que nos estamos quedando atrás, porque mientras La Paz y Santa Cruz están corriendo, nosotros decidimos caminar lento buscando pretextos o falsas opciones. Necesitamos saber que Cochabamba tiene que ir para adelante… señoras y señores, si no es ahora, ¿cuándo?

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad