Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:03

¿Premio por vacuna?

¿Premio por vacuna?

¿En serio, premio por vacuna? De verdad que es el colmo saber que nos tienen que dar algo a cambio con tal de que nos vacunemos, como si no fuera para nosotros, como si le estuviéramos haciéndole un favor a la sociedad.

Entre mensajes leí uno que decía: “Vacúnate por aquellas personas que no pudieron hacerlo y se murieron en el intento de luchar por su vida”. Mientras tanto, alguien me envía otro mensaje que indica que el vacunarse solo es someterse al tercer orden mundial, y yo no puedo dejar de enojarme o reír por un momento mientras estoy atento a la información que me diga que alguien se convirtió en lobo.

La semana pasada, un especialista nos informó que el coronavirus tiene 4.000 variantes registradas oficialmente, una de ellas, la variante andina, que afecta a muchas personas en Latinoamérica; el mundo sigue atento a las nuevas variantes, la última que causa miedo es la Delta que día a día provoca estudios científicos para avanzar y ahí estamos mientras se debe premiar al que se vacuna.

No podemos dejar pasar esta coyuntura sin resaltar a nuestra juventud. Una acción positiva fue la de convocar a los jóvenes mayores de 18 años a los puntos de vacunación, la respuesta fue inmediata, al día siguiente teníamos a muchas y muchos esperando por su dosis y la mayoría dando el mensaje que teníamos que vacunarnos todos.

Día a día estamos viendo a los grupos de personas mayores de 18 años que son las y los que llenan los recintos y, además, se dedican a impulsar a los mayores a asistir y vacunarse. Una de ellas, de 19 años,  me mencionó que si no era hoy, entonces cuándo. Ellas y ellos, por ahora, son quienes le dan un impulso a la sociedad para que decida asistir e inmunizarse, ah, y a cambio de nada.

En algún momento nos tocó a muchos pensar que la llegada de vacunas sería una verdadera oportunidad de luchar contra una pandemia que nos golpea, hoy la vacuna llegó de diferentes laboratorios y se vio por muchos días recintos vacíos o con muy poca afluencia, de no creer, tomando en cuenta que hay gente que se muere en hospitales y en viviendas a causa del coronavirus.

La anterior semana las terapias intensivas seguían llenas, la tercera ola todavía no se fue y el gobierno ya nos adelantó una cuarta, entonces sigamos cuidándonos y vamos a vacunarnos.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad