Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:46

Pañuelos para la tercerita

Pañuelos para la tercerita

Y se viene la tercerita, diría una cueca extendida, aunque esta vez sería una cueca triste que muestre lo que está sucediendo en relación al coronavirus. Bolivia empieza a vivir indicios de una tercera ola con ciudades que tratan de resurgir, contradicciones médicas y una población más relajada.

Durante los últimos dos fines de semana, pudimos ver un movimiento masivo de personas, incluso pregunté si se habían levantado las restricciones. Vi mucha gente en estado de ebriedad caminando por las calles sin barbijos y en grupos muy grandes, o es que ¿la pandemia hizo una pausa en Bolivia?.

Entre varios escenarios políticos y carreras electorales, quiero recordar que la pandemia sigue y que todavía corremos riesgo. Noticias internacionales nos dicen que en Brasil mueren más de tres mil personas por día debido a la nueva variante amazónica, variante que tal vez ya está en el país. Digo tal vez, porque no tenemos las condiciones para saber y hacer las pruebas correspondientes.

Los casos en Bolivia están en una sutil subida; la pasada semana teníamos poco más de cien casos en ciudades del eje troncal, por detrás, las pequeñas poblaciones y municipios que están en frontera con Brasil y que tratan de esconder un colapso que no es nuevo.

Bolivia es un gran ejemplo de dejadez ante un mal que nos puede matar a todas y todos. Bajan un poco las cifras y creemos que todo ya está pasando, así que a salir y divertirnos, porque aquí no pasa nada. Eso no es verdad. Hay sectores que salen a bloquear porque no se les deja trabajar y a la hora de hacerlo se olvidan que los contagios están ahí, tocando la puerta y esperando para entrar a la casa de todas y todos.

No podemos dejar de hablar de las vacunas, esas vacunas que nos hacen falta y que no llegaron en las cifras esperadas. Esas vacunas que tienen a la espera a nuestros abuelitos; esperemos que ya estén cerca, porque de verdad las necesitamos.

El calendario avanza, cada día se espera que se pueda continuar con la campaña masiva.  Mientras, un inmunólogo nos dice que las nuevas variantes necesitarán de nuevas vacunas y así seguiremos en esta carrera entre virus y cura.

Debemos cuidarnos cada día, sin embargo,  la realidad nos muestra todo lo contrario y nos encargamos de ponernos en riesgo unos y otros. Claro, no importa, como hay camas y terapias intensivas para todos, no hay problema, hay espacio para todos… Nótese el sarcasmo.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad