Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:41

No a la cuarta ola

No a la cuarta ola

Por favor, no ayudes a que la cuarta ola nos golpee tan duro como la tercera. Está en nuestras manos el cuidarnos y no permitir que cementerios y terapias intensivas se vuelvan a llenar de nuestros seres queridos, ahora estamos más anunciados de lo que el coronavirus provoca.

No caigamos en un periodo de relax total, porque sabemos que esto todavía no pasa y más si hay tanta gente sin vacunarse y a la espera de poder incumplir determinaciones y normativas. Estamos saliendo de la ola de contagios que más muertes ocasionó en Cochabamba, sin dejar de lado las cifras de casos por día. Durante algunas jornadas, fuimos el departamento con el número de casos más alto del país y de testigos están los hospitales del Norte y del Sur que colapsaron del todo y se mostraron insuficientes para la atención de la gran cantidad de personas que rogaban por un espacio.

Escuché que alguien dijo: “Hasta que no te pasa, no entiendes lo que es cuidarse y cuidar a tu familia”. Será que es necesario tener a alguien muerto o muerta para que decidamos ser parte de la solución y no del problema, o será que es necesario estar de rodillas, rezando para que sepamos que un barbijo nos puede salvar la vida.

Que no nos llegue una cuarta ola que pueda matar a nuestra familia, a nuestros seres queridos, a nuestra familia; que no venga el virus nuevamente a saquear nuestra felicidad y matar nuestras sonrisas. Por favor no permitamos que una persona ruegue por oxígeno en puertas de un hospital al que ni siquiera puede entrar porque no hay una sola cama.

Todavía no salimos del todo, de un periodo de tiempo en el que vimos que medicamentos se convertían en el bien más preciado, para familias enteras, que buscaron y buscaron hasta quedarse con deudas insostenibles, con gastos que casi nadie podía sostener.

Una vez más, lo que vaya a suceder en unas semanas, depende de nosotros en gran parte. Otra vez tenemos que hacer énfasis en el distanciamiento social y el uso del barbijo, además, ahora ya tenemos otro instrumento de lucha contra el virus, la vacuna. La tan ansiada vacuna que  esperaron muchas y muchos, ya llegó y se convierte en una manera de ayudarnos entre todos para no enfermar. 

Ahora debemos pelear, es ahora de reaccionar; la vida ya nos dio tres olas, una más fuerte que las otras, entonces los motivos sobran para saber que está en nuestras manos la lucha verdadera. Muchos son buenos para bloquear y tomar medidas de protesta como acción y reacción, no sería mala idea bloquear, ahora, pero a la enfermedad.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad