Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 18:03

Justicia para el poder

Justicia para el poder

Si estás en la silla de los acusados por cualquier delito y resultas ser opositor estarás destinado a un proceso, una probable detención domiciliaria o medidas sustitutivas. Si estas acusado y eres parte del oficialismo, tranquilo, no pasa nada, es casi un hecho que la impunidad toque tu puerta y sigas para adelante como si nada hubiese pasado.

Justicia boliviana al servicio de quien tenga el dinero suficiente para mantenerla corrupta; justicia boliviana siempre alerta para defender al que lleve el poder sobre el hombro.

En nuestro país, podemos notar que tenemos un sistema judicial servicial a quienes llevaban el gobierno durante los últimos años. Y no me refiero a un solo partido político, solo basta revisar cómo sucedieron las cosas cuando Jeanine Áñez asumió la presidencia; una a una se hicieron conocer las denuncias en contra de quienes se convertían en exautoridades, llegaban los procesos, las escapatorias y los asilos políticos, se hablaba de justicia.

Tan solo meses después, la situación es completamente distinta, en relación a los actores de un escenario nuevo. Las nuevas exautoridades también se convierten en nuevos acusados, los procesos anunciados tienen similitudes, aunque van dirigidos a otras personas. Mientras tanto, quienes estaban bajo el peso de nuestra super justicia boliviana ahora están fuera de cualquier investigación y el juego de la manipulación continua con las supuestas equivocaciones procedimentales que le dan paso a la inocencia mentirosa de los que dañan a todo un pueblo.

Mientras unos y otros juegan a ser procesados entre denuncias y defensas, una mujer que seguirá siendo madre desde su corazón, está a la espera de que se haga justicia por el feminicidio de su hija. Mientras un corrupto está libre, un anciano está indefenso ante el atropello de sus hijos que le quitaron hasta el último metro cuadrado de lo que era su casita, gracias a un juez corrupto. 

Mientras unos juegan con el poder, un violador recibe detención domiciliaria como premio a su asqueroso proceder… pobre país.

Vivimos entre poderes y poderosos, entre corruptos y oportunidades de hacerte millonario en base al oportunismo de los tira sacos y los tira ponchos. Estamos en un momento en el que es necesaria una limpieza profunda del poder judicial de esta patria, que hasta se tiene que acostumbrar a que así son las cosas. 

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad