Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:10

Gays vs. dinosaurios

Gays vs. dinosaurios

Un gay discriminado por una realidad que se dibuja cada día, que si se casan, son un atentado para la sociedad, que si se besan en público están cometiendo actos inmorales en medio de la gente que vive haciendo el bien (nótese la ironía). Entre tanto perreo intenso y letras de canciones que hacen de las mujeres un objeto sexual o que convierten al hombre en un vago que solo pretende vivir de sexo, drogas y alcohol; están aquellos vestidos de santidad, que apuntan a una persona por decidir sobre su condición sexual.

Hace unos días se conocía un video en TikTok en el que una persona denunciaba que la habían sacado de un boliche en Cochabamba, por supuestos actos inmorales; él aseguraba que por unos besos con su pareja se armó todo un revuelo; y no es que esta columna se trate solo de ese caso, en el que el denunciante tiene una versión y los de la discoteca otra, se trata de un tema que es más que coyuntural, un tema que nos rodea a diario y del que muchos prefieren quedarse al margen.

En redes sociales se exponen con mayor frecuencia aquellas personas que deciden ser lesbianas, homosexuales, travestis o de otro grupo según su preferencia sexual y ya incluso con menor edad, a lo que hace unos años se podía conocer. La pregunta ahora para la sociedad ¿Está bien? ¿Es necesario que puedan ser ellos mismos con mayor libertad, sin esconderse para que un día puedan “salir del clóset”, como acto de liberación?  Tratemos de ser sinceros con nosotros mismos, escuchamos o vemos de cerca un acto de discriminación hacia una persona que pertenece a cualquiera de estos grupos y podemos salir a protestar en cualquiera de nuestros muros, en redes, y será que en realidad lo hacemos de corazón, de una manera sincera o solo por quedar bien.

¿Qué harías vos si una pareja de gays se toma de la mano y decide besarse en presencia tuya?, ¿cuál sería tu reacción? o tal vez pasaría todo como si nada, como si cualquier pareja heterosexual decidiera mostrarse en un lugar público con besos y abrazos. 

Permitimos muchas acciones que sí van en contra de la moral, dejamos que una niña semidesnuda baile en una red social, sin ningún tipo de cuidado y no estamos de acuerdo con que dos personas que se aman, se tomen de la mano sin el miedo al qué dirán. En Bolivia se permite que un hombre se sienta orgulloso por ser “cholero”, pero es todo un error que un ser humano que nació biológicamente hombre, decida ser mujer y trate de llevar una vida en base a esa condición. Seamos sinceros con nosotros mismos, queremos mostrar que defendemos la integridad de nuestra sociedad y por detrás escondemos una realidad que toca nuestra puerta, seamos sinceros a la hora de aceptar y aceptarnos, no te mientas.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad