Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 04 de agosto de 2021
  • Actualizado 05:30

Enfermos y sin dinero

Enfermos y sin dinero

“No tenemos dinero ni para comprar los ataúdes de nuestros muertos”, con esas palabras se cerraba la entrevista con un funcionario público al que le deben tres meses de sueldo y a través de él no pude dejar de pensar en todas las familias que están sufriendo a causa del coronavirus y el dolor de tantas familias que lo perdieron todo, o que están a punto de perderlo.

La pandemia nos golpea de mil maneras y estamos en todo momento a la expectativa de lo que nos sucede y lo que nos vendrá; pasamos por cualquier zona comercial y vemos al encargado de vender que se encuentra con la mirada perdida y un comercio lleno de mercadería, pero sin compradores, es un común denominador en estos días. Una cuarta ola podría llegar en unas semanas más y mientras tanto vemos si tenemos ahorros todavía, si el dinero nos alcanzará para una semana más, mientras tanto, un nuevo emprendimiento nace con la esperanza de que sea la apuesta que se necesita ahora mismo. La gente empezó a reinventarse y de mil maneras busca pegarle al gordo en base a esfuerzo y mucha creatividad, es el momento de intentar vender lo que sea, no importa si es un producto o un servicio, lo que importa es generar platita, cubrir el mes y resistir a esta terrible realidad. Veo a tantas familias desesperadas, están aquellos que perdieron su inversión por una larga cuarentena estricta, son los que además esperan que de una vez pase todo para que puedan reabrir del todo; están aquellos que ya no aguantaron más porque los alquileres y servicios se comieron sus capitales, no hay más por hacer y también están los que pertenecen a sectores que no pueden abrir sus negocios, a no ser que sea infringiendo normativa. Es la realidad de muchas y muchos que deben estar a la expectativa de lo que sucede con el poco dinero que queda. Las autoridades tienen que reaccionar ya, se necesitan impulsos económicos que vengan desde municipios y gobierno nacional; el tema de impuestos, desde diferentes niveles, tiene que cambiar para poder reactivarnos. Se requiere con urgencia una política económica que pueda hacer que todos salgamos adelante y sin permitir que solo algunos sigan igual de bien mientras un pueblo empieza a sentir los efectos de sus bolsillos vacíos. Escuché muchas declaraciones de que juntos saldremos adelante y sí, solamente juntos saldremos adelante, y me refiero a la banca, a las cooperativas, a las grandes empresas, a todos los que también tienen que ajustar sus ganancias en relación a lo que sucede. Estoy seguro que mucha gente ya no puede pagar sus créditos como sucedía antes de la pandemia, entonces hay que pensar en conjunto para que no nos vayamos a la quiebra y tengamos una Bolivia con más hambre y pobreza.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad