Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 10:31

Enfermar o morir para creer

Enfermar o morir para creer

Cuánta gente anda por ahí sin vacuna. Parece difícil entender que todavía tengamos personas que no quieren luchar contra el coronavirus con vacunas y se basan en chismes o historias de fantasía para argumentar que vacunarse es malo. 

Las cifras nos están mostrando una cruda realidad. Un 90% de personas que llegan a las UTI en el país no tienen ni una sola dosis y terminan entubadas para que sea una máquina la que se encargue de luchar con un cuerpo debilitado y enfermo.

No se trata de creencias, de individualismo, se trata de ser parte de la solución y ayudar a que todas y todos estemos mejor. Hace unos días se me acercó una señora en La Cancha de Cochabamba, sin barbijo, y me preguntó si en el nuevo centro de salud ponen vacunas; con la información que tenía, le dije que sí. Me contó que sus amigas le habían aconsejado que se vacune porque otra amiga murió hace poco; comentaba que si no habría fallecido la mujer a la que hacía referencia, ni se vacunaba.

Hace tan solo días me enteré que dos familiares estaban luchando contra la COVID, ambos en cama y muy débiles; hace tan solo semanas pude conversar con uno de ellos y le preguntaba por qué no se vacunaba, él decía que no era necesario porque en su casa eran fuertes. Resulta que los fuertes e incrédulos no pueden contra un mal que toca la puerta de todos.

En serio, qué tan ignorante puede ser una persona que opta por cualquier otro camino y no ir por la lucha en conjunto, y sí, muchas veces me responden que cada uno es libre de elegir. Somos libres de hacer con nuestras vidas lo que se nos ocurra, sin embargo, ahora estamos hablando de un virus sumamente contagioso, que pone en riesgo a todos, también aquellos que amamos.

Dos alcaldes en el país decidieron que darán curso a graduaciones de colegios si es que las y los estudiantes están vacunados. Leía comentarios al respecto, muchos decían que no se puede obligar a que la gente se vacune y condicionar con acciones como esa. Cierto, no se puede obligar, como no pueden poner en riesgo a gente que sí se cuida, permitiendo que en el mismo lugar estén los imprudentes.

Hace más de un año que estamos en lucha, no todos y eso se debe mencionar. Hace más de un año que tenemos noticias que nos destrozan el alma, las muertes de tanta gente que se va a causa de un maldito virus. No esperes a estar enfermo, todos podemos luchar hoy.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad