Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 11:18

Dizque apagan el incendio

Dizque apagan el incendio

No se da con los responsables, no ayudan a los voluntarios que ayudan a toda la gente, no hay trabajo de prevención y solo se reacciona cuando todo está muy mal, o cuando ya están solucionando el problema. Gracias a las autoridades que no hicieron su trabajo, nótese la hipocresía, gracias a todas esas personas que reciben un sueldo por prevenir y reaccionar ante un incendio y simplemente calientan asientos o salen después en conferencia a decir que cumplieron y apagaron las llamas, mintiendo a la gente.

Esta columna, en esta oportunidad, está para hacer notar que aquellos que deberían cumplir funciones en municipios, gobernación o gobierno, no lo están haciendo y que hace muchos años todo recae en voluntarias y voluntarios que sí se visten de Cochabamba y deciden reaccionar de inmediato como no lo hacen quienes deberían.

Impotencia y rabia me da al pensar que vivimos en un contexto en el que es más importante aplaudir en una campaña electoral, participar de un mitín político y no reaccionar o trabajar contra un incendio. Es terrible que estemos a la espera de un incendio y que no se esté trabajando en prevenirlo.

Después de varias horas de labores de equipos de voluntarios, se dieron conferencias de prensa para agradecer el trabajo de los equipos que estuvieron operando en el Tunari, y qué tal si en vez de agradecerles, se ayuda y se accionan trabajos en beneficio de todas y todos ellos.

En los últimos incendios se movilizaron en total unas 1.500 personas, solo en uno de ellos se pudo notar la presencia de por lo menos 600 voluntarios, según datos proporcionados por la plataforma Tunari Sin Fuego. Imagínense, alrededor de 600 personas en un incendio de magnitud y casi todos trabajando con sus propios recursos, sus propios uniformes y sus propias herramientas, o sea que, si no estarían los voluntarios, el Tunari ya sería un recuerdo de que algún día tuvimos un pulmón ecológico.

Me dirán que es mejor no llorar sobre tierra mojada, sin embargo, no nos podemos quedar con el nudo en la garganta y esperar a que todo funcione “así nomás”, mientras otros reciben sus suelditos de la nada y salen a decirle a la población que gracias a la labor de sus instituciones, se pudo controlar y apagar un incendio. Dejen de lado las mentiras, ya basta de tanta falsedad, por favor trabajen, planifiquen y eviten lo que está matando a nuestra hermosa naturaleza.

Obviamente no podría cerrar sin pedir que alguna vez den con el o los responsables de tremendos incendios. Por favor encuentren a uno, hagan su trabajo y presenten las denuncias para que se tenga a los responsables procesados, o mejor ¿seguimos esperando milagros?

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad