Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 01 de julio de 2022
  • Actualizado 16:14

DinosaUrios

Los dinosaurios no estaban extintos, resulta que muchos de ellos se esconden en universidades públicas del país y son del tipo “Dirigentus Universitarius”. Al parecer y según los últimos datos que se brindan por parte de investigaciones científicas, viven hace millones de años en condiciones acomodadísimas, con buenos y jugosos ingresos de dinero, y entre grupos selectos, donde también están familiares y amiguitos corruptillos.

Otra de nuestras realidades sale a luz. Este es un tema del que muchos saben, pero que del que pocos hablaban de manera abierta. Desde que recuerdo era el chisme, cuando uno recorría pasillos o iba por ahí. 

Hace unas semanas se habló de docentes acosadores, las denuncias empezaron a llover y los dirigentes dijeron presente. Ahora nuevamente se habla de universidades y el tema de los dinodirigentes.

Tomando en cuenta el terrible contexto, nos ponemos a pensar en la posibilidad de hacer cambios en las estructuras universitarias, actualizar muchas normas y tener universidades netamente académicas y no bancos de corrupción o para corruptos.

El aprendizaje y la ciencia que practican los buenos profesionales con estudiantes que sí quieren aprender, quedan cubiertos por los que van en busca de politiquería y bolsillos llenos de dinero que viene de arcas universitarias. Cuando se habla de dirigencias universitarias, en todos los ámbitos, se puede hablar de problemas, grupitos, intereses económicos y personales.

Obviamente no todo es malo en las representaciones de estudiantes, docentes y administrativos, imagino que hay mucha gente que sí trabaja. Ahora, el pensar en cuántos sí trabajan, es algo que se puede poner en duda.

Qué genial sería estar escribiendo sobre logros o actividades positivas de nuestras universidades. Qué molesto es tener tantos temas negativos que se tienen que mencionar, y es que al parecer hay muchas cosas malas que se deben revisar y eliminar. Al parecer están por delante las logias universitarias, que incluyen en sus listas a viejos y eternos estudiantes, a docentes que entran por muñeca o política y administrativos que calientan asientos, si es que van o están en sus oficinas.

Cambios en las universidades, cambios profundos en las universidades, eso es lo que se necesita. Son casas de academia y ciencia, no son mamaderas de ladrones.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad