Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 19:07

Delincuencia de película

Delincuencia de película

Están matando gente en las calles y a vista y paciencia de todos, ya son varios los casos en los que personas aparecen muertas después de recibir disparos. Esto debe llamar la atención por lo que sucede en otros países,  donde la criminalidad alcanzó niveles altos de violencia. Tenemos casos en los que, de un momento a otro, llega alguien, dispara contra otra persona y termina con su vida o la deja muy malherida  ¿Por qué sucede esto?  

El nivel de violencia se incrementó considerablemente, ya no estamos lejos de lo que se ve en las películas de acción, donde asesinan a sangre fría a una persona. La ficción, de cierta manera, está desapareciendo, es una realidad en atracos y supuestos ajustes de cuentas. 

Aquí es necesaria la labor policial en un marco estrictamente profesional y no como parte del problema. Las y los policías tienen y deben cumplir su labor de proteger y hacer cumplir normativas nacionales; necesitamos confiar en nuestra fuerza del orden. 

En las últimas semanas se hizo público el tema de los vehículos chutos como un verdadero problema que no tiene a gente civil trabajando, se identificaron a militares y policías inmiscuidos en este mundo ilegal, en el que los operadores son de todo lado y están por todo lado. Vivimos en un país lleno de carros indocumentados. 

¿Será esta una muestra de cómo estamos con los otros problemas relacionados a la seguridad ciudadana?, tal vez es un indicio de que aquí estamos en mal camino y que muchas cosas se salieron de control en relación al trabajo que se tiene que llevar adelante para hacer de nuestras ciudades las más seguras. 

Ya es muy real, el saber que los delincuentes atracan a toda hora, sin importar qué es lo que quieren robar. Nosotros vemos lo que sucede casi a diario, violencia y más violencia contra víctimas, casi siempre, las más vulnerables. 

Muchas cosas se están haciendo muy mal; los buenos policías se pierden en un mar de irregularidades, mientras los otros están buscando un lugar estratégico para poder “operar”. La delincuencia cruzó líneas, y no es problema de hoy y que nace hoy, ya tiene bastante tiempo de data por lo que se debe solucionar estructuralmente.

Nuestras calles, nuestras ciudades, nuestros barrios, todos necesitan ser seguros, cómo pueden serlo si quienes tienen que trabajar en esto, están en otra dirección. Se está dejando de lado lo esencial, cuidar a la población puede ser lo último que se está haciendo y eso debe preocupar sobremanera.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad