Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 11:32

De Francia al Rocha

De Francia al Rocha

Y no faltó la crítica vacía que decía: “Ese francés que se vaya a su país a ver el problema de árboles de su país”. Estoy casi seguro que el autor es un tipo que se dedica a botar basura por la ventana de un auto en marcha, que ni siquiera tuvo la idea de ser ayuda y no un perjuicio. Como en casi todo, el que critica solo por hacerlo, perjudica.

Cochabamba también tuvo su oportunidad de quedar un poquitín más limpia, la idea del francés Alexis Dessard también encontró puerto en nuestra Llajta. De manera sorprendente, pudimos ver a una gran cantidad de personas limpiando varios puntos del río Rocha, que pasa por gran parte de la ciudad. Yo pensé que sería solo una actividad pequeña con unas y unos cuantos trabajando, no fue así porque había mucha gente que con botas y guantes decidió iniciar el cambio.

Mientras un gran grupo de personas llegó a esta capital para ensuciar y demostrar poder político, no sé para qué, otras decidieron demostrar sensibilidad con nuestra casa y limpiarla. 

Definitivamente no se trata de solo una limpieza, sino del inicio de actividades que se tienen que replicar en todo el país. Sabemos lo que causa la basura y más en Cochabamba cuando estamos en una ciudad tan bloqueada por grupos que deciden cerrar el ingreso a un botadero para que todos paguen por los platos rotos de sus exigencias.

Como suele suceder en este tipo de actividades, el alma pusieron hombres y mujeres, jóvenes y adolescentes de diferentes edades, que sin importar el mal olor o la gran cantidad de basura, limpiaron y con todo; claro, hacía el seguimiento correspondiente y leía en las redes sociales: “Para qué se limpia si igual se vuelve a ensuciar” o por otro lado se dijo: “Muchas gracias Alexis” en referencia a la labor del francés que simplemente hace lo que muchos no.

Entre tanto conflicto en el país, nos damos cuenta de que tenemos problemas tan sencillos de resolver, solo que tiene que venir alguien a darnos un sopapo de educación y acción propia para que nos demos cuenta de que todo es posible cuando hacemos las cosas y ya. Ayer me di cuenta de que no fue necesario un pago, nadie tuvo que repartir fichas de asistencia a cambio, o no había por ahí una denuncia de amenaza de que a alguien se le iba a quitar algo por no asistir; de cierta manera sí fue algo raro por la costumbre de ver ahí “dirigentillos” o disque líderes que mueven gente por sus intereses personales.

Felicidades Cocha querida, amo verte un poquito más limpia, gracias a la labor de todos ustedes que participaron de una actividad que tiene que ser constante.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad