Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 05:51

A criticar sin barbijo

A criticar sin barbijo

Y si en vez de protestar por todo y por nada hubiésemos usado barbijo, si hubiéramos decidido cuidarnos desde el principio de la cuarentena, tal vez todo sería distinto, pero no, no fue así.

Miles en las calles, pensando que la mejor protección era la de creer que el virus no existía, ahora están en puertas de hospitales esperando ser atendidos.

El solo hecho de mencionar estos aspectos que tratamos de esconder es crudo. Me tocó hablar muy de cerca con muchas personas que mencionaron que no se cuidaron y se me viene a la mente una en especial, un papá, un esposo, un hijo, él me mira y llorando me dice: “Yo no pensé que esto era así, murieron mi mamá y mi tía por el coronavirus; yo estoy muy enfermo y lo único que quiero es volver a casa, hace un mes que no veo a mi pequeña hija”. Hablaba con uno de tantos que luchó por su vida y que como pocos venció. Recuerdo que me pedía que use barbijo, que no me lo saque ni un instante; y así como en ese caso, hablé con más gente que llegó a enfermar.

Bolivia está rompiendo récords que vienen a ser responsabilidad de las y los que no quieren cuidarse; enérgicamente escucho una voz que pide elecciones, pero no veo que esa persona lleve un barbijo o trabaje por sus dirigidos para que no enfermen. Los colores políticos de unos y otros se pusieron por delante, pintando al virus para que nos mate, pero no veo que todos unidos busquen soluciones a la crisis que atravesamos.

Las clases, los colegios y los estudiantes tendrán que seguir aprendiendo desde casa y sin profesores, y cuando esto sucede muchos gritan al cielo, los memes inundan las redes sociales, pero semanas antes algunos decían que pagarle a un profesor por salas virtuales era un gasto innecesario y que no respondía al trabajo que deberían tener; entonces ¿qué hacer?

Las protestas nos enferman, nos matan, solo ahondan la crisis para que unos pocos aplaudan y se preparen para volver como héroes; las críticas de quienes lanzan palabras, escondidos detrás de una fotografía sacada del Google, solo son instrumentos para destrozar nuestra estructura en cada una de nuestras regiones.

Todos podemos opinar, nadie lo puede negar ni evitar y es por eso que pienso y me pregunto: ¿Qué habría pasado si más personas hubiésemos usado barbijo desde el principio? ¿cómo estaríamos si nos hubiésemos cuidado mucho más?

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad