Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:07

El coronavirus, de fiesta

El coronavirus, de fiesta

Los casos nuevamente suben y no te da la gana de usar un barbijo. Las cifras se incrementan y optas por el consumo de bebidas alcohólicas en un boliche, donde te encuentras con todos y con nadie, sin ninguna medida de bioseguridad, mientras las alcaldías se hacen de la vista gorda o realizan pocos controles para mostrar que están trabajando para controlar.

Estamos haciendo todo lo necesario para que las cifras suban, nos estamos esforzando para que estemos igual o peor que en los meses más duros de este año entorno al coronavirus. No queremos hacer lo contrario, estamos jugando con la pandemia y tomando de la mano a la muerte, que ya se llevó a tantos seres queridos.

A todas las personas que deciden y optan por cuidarse a toda hora y mantenerse en el parámetro de estar bien, toca decirles que no bajen las manos, que sigan esforzándose. Todos queremos volver a la normalidad, todos queremos un buen apretón de manos, un abrazo de un lejano y un encuentro de diversión y socialización, sin embargo, debemos acordarnos que el virus no se fue y seguirá aquí entre contagios e ignorancia.

Tenemos a Santa Cruz en un honroso primer lugar, un departamento que en los últimos cinco días tuvo registros diarios que superaron los 200 casos, con gente que opta por dejar de lado cualquier posibilidad de cuidarse entre dichos de que el coronavirus no existe, con micros llenos, mercados abarrotados de gente y fiestas por todo lado.

La Paz y Cochabamba van por ahí, aunque no con las mismas cifras, pero fueron incrementando sus cifras de a poco, como anunciando lo que se viene para todas y todos nosotros. Mientras se reportan más casos, por detrás está nuestra economía destrozada, con emprendimientos que intentan despegar y una Navidad distinta que nos hará entender que lo que importa es tener a quienes amamos como regalo de temporada.

Fiestas, boliches, bares y locales, una parte de ellos funcionando de manera legal, y la otra supuestamente escondida de la autoridad que simplemente algo está recibiendo a cambio de no aparecerse por ahí; incluso en Cochabamba se da la posibilidad de inaugurar nuevos centros nocturnos de diversión en media pandemia y no es que se esté en contra de esto, lo negativo es tener autoridades que salen a declarar prohibiciones sin medir con la misma vara a todos. Permiten ciertas actividades y prohíben otras, sin tomar en cuenta que ambas necesitan reglamentaciones claras y que se puedan cumplir al pie de la letra para no matar inversiones y tampoco asesinar personas.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad