Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 08:08

Botadero de corrupción

Botadero de corrupción

La salud de miles de personas en manos de pequeños grupos de bloqueadores, toneladas de basura en las calles por decisión de unos cuantos que dicen tener tantas falencias como si fueran los únicos. Mientras otros deciden trabajar, están los que bloquean porque voló una mosca y no les pareció.

No entiendo si está fortalecida la incompetencia de las autoridades que no pueden solucionar un problema, si nos volvimos permisivos en su máxima expresión o si estamos en un momento total de indiferencia bajo el sálvese quien pueda. Lo que sí sabe usted es que ya es el colmo de soportar a tanto personaje que a nombre de representación u organización nos bloquea el progreso.

La basura una vez más inunda las calles de barrios y mercados, caminamos entre olores insoportables, entre deshechos y enfermedad; nuestra realidad depende de las y los que quieran ejecutar medidas de presión y mientras tanto nos anoticiamos que las cifras del coronavirus suben y, claro, la basura en las calles como foco de infección en media pandemia.

Nos damos el lujo de saber que dan un plazo de 12 horas para que ingrese basura al botadero e imagino que debemos decir: “Gracias señores dirigentes por su solidaridad”. Vivimos bajo la decisión de la gente que quiere conseguir todo en base a la caridad de la situación, enmascarando corrupción de representaciones nefastas que dejan de lado el bien común para habilitar sus bolsillos y llenarlos de dinero lleno de basura.

Basura y más basura, basura generada de manera descontrolada por cada uno de nosotros, sin ningún freno y sin importar lo que nos estamos haciendo; basura que sigue llenando un botadero a mil por hora sin ningún tipo de tratamiento mínimamente adecuado.

Mientras nos bloquean cada vez que les parece, tenemos que pensar en los que prometieron mil veces y en las mil veces mintieron; están en medio y detrás de todo el problema de la basura en Cochabamba las ex y actuales autoridades que no pueden ni pudieron poner una solución; cuántas veces me tocó escuchar a un político decir que la solución estaba en marcha, qué pasó, se quedó en medio camino o tal vez también la solución no pudo avanzar por un bloqueo. 

En cada oportunidad que un conflicto está ligado de una u otra manera al botadero, recordamos que los proyectos y las propuestas se quedaron en eso, mientras tanto cada dirigencia usa de la mejor manera el bloqueo para “mandarnos al tacho” y ponernos como carne de cañón en una guerra contra toda enfermedad que afecte a toda una ciudad.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad