Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:44

Basura para Cochabamba

Basura para Cochabamba

Provocar que toda una ciudad se inunde de basura, nada más y nada menos que en días de pandemia, ¿no es atentado a la salud pública? Poner en riesgo a toda una población e incrementar los riesgos para toda la gente ¿no es un delito?

Estamos luchando contra el coronavirus y hace varios meses nuestra lucha también es contra la ignorancia de los que toman como opción el no cuidarse y poner en riesgo a todos y todas. Ir en contra de la salud de la población se convierte en una acción constante, que se usa bajo el disfraz de la lucha por un bien común.

Solamente en el 2021 ya se tiene más de tres cierres del botadero de K’ara K’ara, cada medida de presión se desarrolló por varios días y dejó a una ciudad llena de basura. A esto se suman los que prefieren ayudar al problema y sacar sus bolsas a la esquina o a media calle, pensando que al sacar el problema de casa, no perjudicará.

No se puede dejar de lado, por un lado, la ausencia del trabajo de las autoridades, o por otro, el servilismo para algunos sectores que encontraron la llave para presionar por lo que sea. En este momento se puede pedir lo que sea a cambio de cerrar un botadero, con o sin razón, como si fuera la única parte de la ciudad que tiene necesidades o problemas, claro, no en todo lado hay un botadero municipal con un solo acceso.

Este problema tiene que terminar. Hace unos días entrevisté a Manfred Reyes Villa y me decía que en seis meses y medio cerrará el botadero y dará paso a otro tipo de modalidad con industrialización. Seis meses serían óptimos; lo primero que pensé es en el lugar y a ver qué pasa con toda una estructura de negociados alrededor de la basura en Cochabamba. Recuerdo que fue Manfred quien se preguntó: “¿Qué harán aquellos que se benefician de la basura y del botadero de K’ara K’ara?”.

Hasta ayer hablaba con muchas personas de diferentes sectores, tratando de obtener comentarios sobre este conflicto constante. Una mayoría se molesta al pensar en la problemática de la basura. Cochabamba tiene una pésima situación en relación a la gestión municipal, cambiamos constantemente de alcaldes, se hizo poco o muy poco en medio de denuncias y procesos de corrupción contra las ex y actuales autoridades. Fuera de todo lo mencionado, está el gran y super problema de la basura que data de hace varios años, es la oportunidad de muchos para fregarnos y arruinar la mínima imagen que se tiene como ciudad, sin dejar de lado el mal olor constante del río Rocha.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad