Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de enero de 2021
  • Actualizado 09:12

Vivir en positivo

Vivir en positivo

Descuide, que no voy a hablarles de cómo ser positivo u optimista en estos días y menos después de haber recomendado, hace unas semanas, una dosis de pesimismo. 

Entonces ¿qué es vivir en positivo si no es ir acorde con la moda de sostener que todo va bien, cuando todo va mal?  Pues me refiero a vivir con VIH-sida.  Si se vive con VIH-sida, si puedes acceder a la atención y tratamiento oportunos. 

Tengo amigas y amigos de casi todas las edades que llevan una vida casi normal, “casi” porque sí, el diagnóstico impone adoptar una disciplina monacal para tomar los medicamentos que ayudarán a sus cuerpos a encapsular e impedir la multiplicación del virus, además exige de voluntad férrea para sobreponerse a los efectos secundarios que estos pueden generar: cambios de humor, depresión, somnolencias y otros. 

Vivir con VIH no es fácil, pero tampoco imposible y exige mayor comprensión de esta realidad por parte de  las autoridades y de la sociedad. 

En nuestros días, la desigualdad, el no poder acceder a una canasta de alimentos o no poder cubrir los costos básicos de los servicios de salud, o sea  la pobreza extrema y exclusión, son los principales factores de mortalidad. 

Es cierto que en la década de los ochenta y parte de los noventa el diagnóstico positivo, de donde viene la denominación, era considerado sinónimo de muerte y aunque todavía hoy no existe vacuna ni cura, el tratamiento antirretroviral permite controlar la enfermedad y ofrecer calidad de vida a  las personas que viven con el VIH-sida, siempre y cuando existan  las condiciones socioeconómicas que se han mencionado antes. 

El  1 de diciembre de cada año se conmemora el Día Mundial del Sida para  concientizar  a la población y a las autoridades  gubernamentales sobre las características e impactos de la epidemia. También es una fecha dedicada a recordar a las personas que han muerto no por el VIH en si, sino más bien a causa de enfermedades oportunistas que aparecen ante el debilitamiento del sistema inmunológico de la persona afectada. 

En Bolivia, la ley No 3729 establece que la atención integral multidisciplinaria y tratamiento antirretroviral es gratuito para al menos 11.000 personas que han sido diagnosticadas desde 1984.  

ABAJO Y A LA IZQUIERDA 

CECILIA CHACÓN R.

Feminista y concejala por la ciudad de La Paz

[email protected]