Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 16:43

La risa mata el miedo

La risa mata el miedo

Bacon decía que al hombre se le dio la imaginación para compensarlo por lo que no es y el  humor para consolarlo por lo que es.  

El humor es un enfrentamiento del tabú, de lo que no se puede decir y la risa es la catarsis, es más cuando  recae sobre uno mismo, es una forma de desdramatizar, algo que no sabemos hacer muy bien en Bolivia, pues  en general somos muy solemnes, síntoma de que padecemos un mal grave: nos tomamos muy en serio. 

En una abadía medieval, Umberto Eco nos descubre que la causa de la muerte de varios frailes era su afición a un supuesto volumen de la Poética de Aristóteles, dedicada a la comedia. Burgos, el custodio ciego de la biblioteca, tenía la idea de que “La risa mata el miedo, y sin miedo no puede haber fe, porque sin miedo al diablo ya no hay necesidad de Dios” y esa fue su justificación para censurar aquel libro y envenenar a sus lectores. 

En Roma hay una estatua bautizada como Pasquino, ahí se escribían  burlas o versos contra los poderosos, para que fueran leídos por todos al pasar, estos eran conocidos como pasquines, y fueron las primeras formas de defensa y ataque al poder. El humor es el poder de quien no tiene poder, por eso los gobernantes lo consideran ofensivo y peligroso 

La censura del humor y la persecución de un comediante es el último paso en un camino al autoritarismo total. Tenemos que reconocer, con tristeza, que al parecer como sociedad ya nos acostumbramos a las amenazas y las persecuciones judiciales con fines políticos, y aunque todavía nos indignamos, generalmente para nuestros adentros, ya poco o nada reaccionamos, y eso el poder lo sabe bien y lo aprovecha. 

Por eso, no extraña que el presidente de Impuestos, ahora quiera decidir: ¿Qué puede ser chiste y qué no? Y se atreva a mandar una carta, dejando constancia del miedo que, como el ciego de Burgos, le tiene al humor y aunque reculó, diciendo que fue descontextualizado, nadie le cree que su amenaza de procesar al humorista sea cuestión de interpretaciones, quedando en evidencia que el descontextualizado es él y que en el sendero del autoritarismo vamos bien encaminados. 

Respecto al chiste de Pablo Osorio, queda decir que es muy gracioso y solo es ofensivo el chiste que no lo es.

ABAJO Y A LA IZQUIERDA 

CECILIA CHACÓN R.

Feminista y exconcejala por la ciudad de La Paz

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad