Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:24

Planificación incluyente

Planificación incluyente

La planificación urbana y el diseño de nuestras ciudades no considera usualmente el contexto de desigualdades sociales existentes como edad, género, nivel de ingresos, pertenencia étnica, etc. que condicionan nuestro acceso a los espacios e incluso servicios públicos. Esto reproduce o amplifica la exclusión de mujeres y jóvenes de espacios diseñados generalmente por hombres para hombres. 

Por ejemplo, la mayoría de los equipamientos deportivos suelen ser canchas de fútbol cuyo acceso está reservado a varones y, principalmente, adultos, mientras que jóvenes y mujeres que practican otros deportes cuentan con menores espacios.

Los espacios y servicios públicos para jóvenes deben favorecer el desarrollo de actividades recreativas, deportivas, intelectuales adecuadas a sus intereses, en condiciones de seguridad y  equidad entre varones y mujeres. 

Lamentablemente, esos espacios en todo el país se ven reducidos a plazas o parques, constantemente amenazados por avasallamientos en áreas periurbanas o en malas condiciones (falta de mantenimiento) en los centros urbanos. No incluyen servicios como Wifi u otros que reflejen las nuevas necesidades e intereses de la población y sobre todo de la población más joven, por lo que resultan excluyentes las más de las veces. 

La falta de espacios públicos en general también entra en conflicto con la disputa por el acceso, que es predominantemente masculino y adultocentrista. Urgen políticas y acciones que promuevan un acceso equilibrado a mujeres, niños, adolescentes y adultos mayores a estos espacios.

Entonces, no es suficiente generar obras o proyectos para los barrios sino se garantiza que se haga un uso adecuado de estas.  

Para tener ciudades inclusivas tenemos que empezar por reconocer estas asimetrías o desigualdades, pues la ciudad, su infraestructura y equipamiento no son neutros. Si no somos capaces de identificar estas inequidades sociales y su proyección en el espacio público, se profundizan la violencia y vulneración de derechos desde la gestión pública.  

La ciudad y sus espacios deben ser más democráticos para todas y todos, incorporando espacios y equipamiento; pero también promoviendo actividades y mecanismos que garanticen el acceso equitativo a estos. 

ABAJO Y A LA IZQUIERDA 

CECILIA CHACÓN R.

Feminista y exconcejala por la ciudad de La Paz

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad