Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de junio de 2021
  • Actualizado 02:00

Identidad Madidi

Identidad Madidi

Cuando todavía sentimos la impotencia de no hacer lo suficiente para proteger a las plantas, insectos y animales de la avidez y crueldad humanas armadas de fuego, llega casi desapercibida esta noticia:  el pasado 21 de septiembre, entre  los incendios y  las varias conmemoraciones del día, el Parque Nacional Madidi cumplió 25 años de creación.

Bolivia tiene el área protegida más biodiversa del mundo y nos revela algunas de las maravillas que esconde: es el hogar de  varias especies amenazadas como el oso andino o el jaguar, además de que en su territorio se encuentran 50% de plantas y animales, 62% de murciélagos, 71% de las aves de toda Bolivia, tan solo 11 países en el mundo tienen más aves.

Gracias a la expedición científica “identidad Madidi” se han podido registrar hasta la fecha: 5.535 especies de plantas, 1.633 especies y subespecies de mariposas, 1.028 especies de aves, 333 especies de peces y varias de ellas son potencialmente nuevas especies para la ciencia.

Ya el 2005 se registró una nueva especie de mono tití, cuyo nombre los descubridores propusieron subastar para recaudar fondos destinados a investigación y conservación.

Esta área protegida es también territorio de los pueblos Uchupiamona, Tacana y Leco, cuyos conocimientos han sido valiosos para el manejo integrado, asegurando la sostenibilidad del turismo comunitario y otros emprendimientos como cultivo de cacao, cuyo producto ha sido premiado internacionalmente.

El Madidi es el cuarto destino turístico más importante de nuestro país y una de las mejores experiencias de investigación, protección y conservación de un área protegida; pero esto no significa que no está en riesgo frente a la expansión de la frontera agrícola, actividades petroleras o tráfico de fauna y flora silvestre.

Mientras las autoridades competentes en nuestro país brillan por su ausencia frente a los incendios o solo atinan a decir que tienen planes; pero no tienen fondos; las comunidades indígenas, las y los guardaparques e investigadores son los verdaderos héroes de la conservación.

Para apoyar el desarrollo sostenible de esta y otras áreas protegidas, consumamos los productos que nos ofrecen: cacao o café, por ejemplo, y en cuanto nos sea posible vayamos a conocerlos.

CECILIA CHACÓN R.

Feminista y concejala por la ciudad de La Paz

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad