Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 18:38

Un hito en la crisis

Un hito en la crisis

El acuerdo entre el gobierno y los empresarios es un hito muy importante por dos razones. Primero, porque es la primera vez, desde que asumió el MAS, que se reúne con el sector empresarial para negociar un tema. En gestiones pasadas, siempre optó por aplicar la estrategia del "divide y vencerás", realizando reuniones por separado con las organizaciones. La segunda razón es que confirma lo delicado de la situación económica y lo inevitable de ella; por lo que el empresariado ha sido momentáneamente sosegado con la liberación de exportaciones, agilización de trámites, incentivos tributarios, fomento a las inversiones, etc., medidas que pueden mejorar la situación del sector pero no resolver el problema.

En relación a las medidas acordadas para enfrentar la inestabilidad económica producida por la escasez de dólares, muy poco o nada se hizo. 

El gobierno, formalmente, se niega a eliminar la subvención a los carburantes. Sin embargo, admitiendo que la oferta de diésel es insuficiente para satisfacer la demanda, acepta y convence al empresariado de que el mecanismo más efectivo de asignación será entregarlo a quienes lo necesiten más y, desde luego, puedan pagar más por él. 

En el caso de las subastas de diésel a grandes compradores, lo que se está haciendo es reducir la subvención y encarecerlo mediante la competencia. A su vez, se traslada este incremento al resto de la cadena de usuarios del diésel y sus clientes hasta llegar al consumidor final, lo que producirá un incremento de precios de bienes y servicios, aumentando la inflación general ya que el diésel está encadenado a todas las industrias. Mientras tanto, el precio del dólar continúa subiendo y nada para su ascenso. 

El acuerdo con los empresarios apenas limita las comisiones por transferencias y giros al exterior entre 5 y 10% para montos mayores a 1.000 dólares; aunque no deja claro cuál será la comisión cuando la operación implique cambio de moneda. La emisión de bonos en dólares tampoco augura tener mucho éxito de mantenerse el cambio oficial, pues el interés a ofrecer tendría que ser variable y lo suficientemente atractivo para competir con el creciente valor que cada día adquiere el dólar en el mercado paralelo que se ha generado.

ABAJO Y A LA IZQUIERDA

CECILIA CHACÓN R.

Feminista y exconcejala por la ciudad de La Paz

[email protected]