Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:20

Un buen motivo para pedir factura

Un buen motivo para pedir factura

La teoría económica señala que uno de los principales objetivos de los impuestos es la redistribución de los recursos. Ello puede efectuarse a través de múltiples variantes que incluyen efectos microeconómicos sobre la eficacia en la utilización de los recursos y, al mismo tiempo, efectos macroeconómicos sobre el nivel de la capacidad productiva, del empleo, de los precios y del crecimiento.

A partir de la aprobación de la actual Constitución Política del Estado, el Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo (MESCP) enfatiza en la producción y la redistribución del ingreso, esta última orientada a obtener un crecimiento económico con mayor equidad. En ese entendido, el actual Gobierno impulsó la aprobación de la Ley N° 1355, de 28 de diciembre de 2020, reglamentada por el Decreto Supremo N° 4435, de 30 de diciembre de 2020, que establece el Régimen de Reintegro en Efectivo del Impuesto al Valor Agregado (Re-IVA), en beneficio de todas las personas naturales que tengan un ingreso igual o menor a 9.000 bolivianos por mes.

Esta disposición busca favorecer especialmente a las personas que tienen menores ingresos, coadyuvando de esta forma a hacer más eficiente la política redistributiva establecida en el MESCP; asimismo, se traducirá en una mayor facturación en las ventas y, por lo tanto, mejorará las recaudaciones tributarias, consolidando un círculo virtuoso que incentive la formalización de las actividades económicas a través de la  compra de bienes y servicios en el mercado interno.

Al 4 de febrero de 2021, a poco más de un mes de implementada la Ley N° 1355, según datos del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN), más de 12.000 personas se inscribieron como beneficiarios, de las cuales 7.082 son dependientes (59%), 4.953 independientes (41%) y 53 jubilados (0.4%), que a partir de este mes se verán favorecidas con la devolución del IVA. Estas cifras, sin duda, se irán incrementando en la medida en que el resto de la población pueda conocer las bondades del Re-IVA, tal como fue en mi caso.

Personalmente no tenía ningún motivo para pedir factura, sin embargo, con la implementación de esta política redistributiva, tengo el beneficio de recibir el reintegro mensual del IVA del 5% de mis compras con facturas electrónicas o computarizadas, con la posibilidad de que este dinero se vaya acumulando en mi cuenta, para retirarlo y utilizarlo a fin de año como si estuviera recibiendo un aguinaldo. A su vez, permite a la Administración Tributaria contar con un mejor control de estas operaciones, reducir los riesgos de clonación y evitar el mercado negro de facturas.

Por lo tanto, el reintegro de un porcentaje del IVA a las personas naturales por sus compras con factura, se constituye en un ingreso adicional de libre disponibilidad, considerando que ese importe será abonado en la cuenta bancaria del beneficiario el mes siguiente a la compra efectuada. Así que, si aún no te registraste en la base de datos del SIN para ser favorecido con esta medida, puedes hacerlo visitando la página web de esa entidad. En este tiempo de pandemia, ¿a quién no le sienta bien la devolución de impuestos?

FORO

CATALINA APAZA ADUVIRI

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad