Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 20:31

De la pena de muerte, a muerto de pena por el FMI

De la pena de muerte, a muerto de pena por el FMI

Era el 2002 cuando el binomio ADN (Ronald MacLean y Tito Hoz de Vila) fue derrotado en las elecciones presidenciales, su campaña electoral basada en promover la pena muerte, los había dejado “muertos de pena”. Obviamente la vida no es valorada para alguien que calificó de “leve” un acto de violencia cometido por un agente de la DEA, cuando este disparó un arma de fuego contra un ciudadano boliviano.

Luego de perder las municipales de 1991, poco se supo de MacLean “el político”, ya que su paso por el servicio público fue anodino. Su nombre apareció nuevamente el 2010, cuando se le citó a declarar por una denuncia de corrupción, sin embargo, luego de evadir a la justicia y en su condición de “migrante”, envió un mensaje desde EEUU deslindando responsabilidades. 

El año pasado, el migrante fue por poco tiempo jefe de campaña de Camacho, analista político y actualmente, el único defensor del préstamo del FMI; aun cuando su acólito Branco Marinkovic confirmó públicamente que dicho préstamo se trató de un crédito a favor del Tesoro General y no así, de un “swap de divisas”(véase el D.S. 4277).

En la lógica de sus propias declaraciones, le pregunto a MacLean si todo estaba en orden con el crédito del FMI, ¿por qué Parada, Ortiz y Marinkovic no “utilizaron” esos recursos? Ya que al no haberlos dispuesto, los ex ministros fueron negligentes e irresponsables, puesto que, según Rony, “invertir estos recursos, significaba salvar vidas”. ¡Qué exministros más caritativos!

Entonces, las dudas planteadas son: si MacLean es un migrante que buscó su futuro en otro país o, es meramente un político que tuvo que migrar para evadir responsabilidades judiciales.

En el mejor caso, MacLean expone criterios desde la óptica del “migrante distante”, ese que puede mantener un lazo con su patria, pero que hace mucho tiempo ha sido influenciado por su nueva realidad y no está capacitado para empatizar con la boliviana, en el peor caso, estamos frente al político que escapa de la justicia y saca la cabeza cuando cree que puede obtener algún rédito con sus declaraciones. En este último caso, veremos a un MacLean trasnochado por las preocupaciones, que luego de vivir la crisis “camachista”, estará haciendo declaraciones repetitivas sobre su posición ante FMI. Habrá que esperar.

FORO

CARLOS CAMARGO 

Comunicador Social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad