Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 24 de septiembre de 2022
  • Actualizado 15:00

Juventud discriminada aún siendo el 50% del padrón electoral

Juventud discriminada aún siendo el 50% del padrón electoral
Todos los candidatos/as quieren captar el voto de la juventud, ya que el 49,2% del Padrón Electoral tiene entre 18 y 30 años (TSE, 2020). Sin embargo, las propuestas de gobierno continúan siendo altamente adultocéntricas. Pareciera que la juventud no fue partícipe de su diseño, ya que no refleja las grandes necesidades de la juventud que aún vive discriminada y satanizada por los adultos. Cuando se pide que identifiquen problemas de la juventud, casi siempre la mirada adulta menciona al alcohol, las drogas, las pandillas, el vandalismo y la violencia juvenil. Cuando se pide propuestas, las clásicas para supuestamente combatir esos problemas, son el deporte, la educación y el empleo. Los programas de gobierno de los candidatos al 2020-2025 no se distancian de esa mirada tradicional.
Según los respectivos programas de gobierno, ADN no tiene propuestas para la juventud; PAN-BOL y FPV proponen educación y empleo; el MAS-IPSP propone deporte, educación, empleo y vivienda para los jóvenes; Libre 21 propone acciones de previsión contra la violencia, las pandillas y las drogas, además de educación y empleo; Comunidad Ciudadana (CC) propone empleo y educación, además de mantener el bono Juancito Pinto y verlos como al futuro del país; finalmente, Creemos propone un Viceministerio de la Juventud, constituir los consejos municipales, departamentales y el nacional de la juventud, el derecho al voto desde los 16 años, prevención contra las drogas, la Tarjeta Joven como identificación para ciertos beneficios, además de cultura, deporte y educación. Al parecer de todos, Creemos es quien más concentra su propuesta en la juventud.
Para toda propuesta de política pública es elemental diseñarla con la participación de los beneficiarios, en este caso, de la adolescencia y juventud del país, ya que son quienes saben la realidad de la situación que viven y lo que requieren como atención por parte del Estado.
Entre las tantas propuestas que surgirían de ellos, seguramente resaltarían temas nunca considerados por los adultos, como la lucha contra la discriminación generacional, la no obligatoriedad del servicio militar (alternativas de servicio civil), la necesidad de acciones afirmativas para una participación política en igualdad de oportunidades, entre otros. La juventud es prácticamente el 50% de la población votante. Se esperaría que en la misma proporción sean las propuestas orientadas a ellos/as y también la cantidad de candidatos/as. Sin embargo, pareciera que solo son utilizados para llevar a los adultos al poder y ejercer esto desde el convencional enfoque adultocéntrico y conservador. Algún rato la juventud tendrá que darse cuenta de ello y asumir el amplio poder que le otorga el hecho de ser el 50% del padrón electoral.

CARLOS BELLOTT L.
Experto en derecho constitucional ligado al régimen competencial y organizacional del Estado
[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad