Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 02:54

Un nuevo semestre creativo e innovador

Un nuevo semestre creativo e innovador

Han transcurrido más de cuatro meses desde que fue declarada la emergencia sanitaria. En esta coyuntura, si algo es cierto es que tenemos certeza sobre muy pocas cosas, una de ellas es que nuestra cotidianidad no volverá a ser la misma.

Sin embargo, también es cierta la resiliencia de la población. Con esto no quiero decir que lo que nos está tocando vivir sea fácil (a más de uno se nos ha puesto a prueba el equilibrio emocional frente a tantas situaciones simultáneas de estrés provocadas por la intensidad de los cambios en los diferentes ámbitos de nuestra vida), sino que estamos siendo capaces de seguir adelante a pesar de todo.

Uno de los espacios donde los cambios no han sido menores, pero en el que a la vez esta capacidad de afrontar la adversidad ha quedado demostrada, es la educación. Las historias y testimonios que hemos podido conocer en este breve periodo nos hablan del compromiso, la creatividad y, sobre todo, la pasión con la que maestros y estudiantes han aceptado el reto de innovar sus prácticas. Aunque también es cierto que algunos sectores educativos aún siguen paralizados y perplejos, lamentando la situación y exigiendo que sean terceros quienes propongan soluciones. Por suerte no son la mayoría y sin duda pronto estarán caminando nuevamente.

En la Universidad Católica Boliviana hemos trabajando para adaptarnos a esta nueva realidad. Por ello, invertimos para fortalecer aún más el uso intensivo de tecnologías en los procesos de enseñanza y aprendizaje, implementando un “Ecosistema de Aprendizaje Virtual”, que busca devolver a la comunidad universitaria la certeza de que es posible mantener la estabilidad y continuar con la formación profesional en condiciones de calidad y calidez humana, mismas que se garantizan cuando tenemos claro que la educación no es cuestión de tecnología, sino de cercanía y acompañamiento.

Por ello, con lo aprendido hasta ahora, nuestros esfuerzos han estado orientados en capacitarnos en el uso de la tecnología, pero sobre todo en el manejo de las estrategias que garanticen que nuestros estudiantes aprendan y desarrollen al máximo sus competencias. En otras palabras, nos hemos estado preparando en hacer aún mejor el trabajo que veníamos haciendo: formar integralmente al ser humano que recibimos en nuestras aulas.

CONSTRUIR COMUNIDAD
CARLOS ARROYO
Docente TC del Departamento de Ciencias Sociales y Humanas de la UCB
[email protected]