Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 18:25

La pérdida es un suceso vital que va más allá del hecho concreto al que hace referencia. Perdemos algo cuando crecemos, cuando nos independizamos, cuando nos adaptamos a una situación, cuando se rompen nuestras expectativas, cuando terminamos una relación de amistad o de pareja, cuando nos desvinculamos de un trabajo, cuando perdemos nuestro estilo de vida habitual, cuando fallece un familiar. Estas situaciones generan en nosotros diferentes reacciones físicas, emocionales y psicológicas. 

Sin embargo, cierto es que existen pérdidas más esperadas que otras. Y esto representa en sí mismo un factor decisivo para la correcta asimilación de esta durante el proceso de duelo. Proceso psicológico en el cual la persona se tendrá que valer de sus herramientas personales y las redes de apoyo circundantes para lograr una resolución positiva del conflicto psicológico suscitado. 

Habitualmente se hablan de 5 o 7 etapas de duelo según la teoría en la cual nos apoyemos. Sin embargo, creo que los sentimientos y emociones suscitadas ante un evento vital como el fallecimiento de hijos, abuelos, padres, amigos, parejas o hermanos puede ser de diferente intensidad y no necesariamente transitaremos por todas ellas. Por tanto, deberíamos poner énfasis en las que creo pueden ser decisivas para la correcta resolución del duelo. 

La negación. Una etapa de confusión, ira y evasión de la realidad en la cual debemos y tenemos que tomar conciencia del hecho ocurrido y la veracidad del mismo. Ya que si negamos y huimos de algo, difícilmente podremos enfrentarlo. 

La negociación. Una etapa donde necesariamente manejaremos frustraciones, culpas y creencias irracionales, las cuales tendremos que superar y perdonarnos para poder comprender que existen situaciones que por muy dolorosas que sean no podemos cambiar.

Durante todo el proceso de duelo es normal sentir emociones como tristeza, enojo, miedo y culpa. Pero en dependencia de la comprensión lograda durante la etapa de negociación sobre la situación vivida, podremos desembocar en una depresión clínicamente hablando o en la aceptación del hecho. 

PSICOLOGÍA Y SOCIEDAD

BÁRBARO F. RODRÍGUEZ LEAL

Psicólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad