Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 19:15

Adaptándonos a la virtualidad

Adaptándonos a la virtualidad

El COVID-19 llegó para quedarse y con él muchos cambios abruptos en nuestras rutinas diarias. Actualmente, en un escenario donde en muchas ocasiones tenemos que decidir entre la salud o la economía comenzamos a dar los primeros pasos en el teletrabajo, una variante laboral que, si bien ha permitido a muchas personas continuar desempeñando sus labores y quizás hasta aumentar su productividad laboral, también encontramos muchas familias para las cuales ha sido un factor adverso, dificultándose aún más con el comienzo de un nuevo año escolar virtual. 

El teletrabajo, una variante laboral práctica, y quizás en ocasiones más flexible que el trabajo convencional, o al menos eso dictaría la lógica. Sin embargo, esto está lejos de la realidad de muchas personas, las cuales no cuentan con las condiciones necesarias para su implementación. Situándonos entonces en un nuevo escenario, donde los límites laborales que marcan el espacio, el tiempo y las responsabilidades son transgredidos por familiares, amistades y otros deberes domésticos, ya que a diferencia de un centro laboral donde el trabajador cuenta con una estructura la cual está diseñada para permitirles desempeñar sus labores con la menor cantidad de estímulos disociantes, en la casa muchas veces es invadido su horario laboral ya sea acústica o físicamente, propiciándose también la procrastinación o el intercambio de responsabilidades, donde el trabajador dedica su tiempo laboral en la realización de tareas que normalmente estarían delegadas en otros integrantes del núcleo familiar. 

Por otro lado, encontramos empresas y directivos que no han logrado adaptar sus antiguos esquemas a la nueva virtualidad, percibiendo erróneamente al trabajo virtual como una variante en la cual sus empleados deberían esforzarse aún más, demostrando mayor interés por las horas de trabajo cumplidas que por la calidad del mismo. 

Pregunto: ¿cuánto tiempo más tardaremos en percibir la necesidad de un cambio en los sistemas educativos, laborales y sociales? 

PSICOLOGÍA Y SOCIEDAD

BÁRBARO F. RODRÍGUEZ L.

Psicólogo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad