Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 04 de agosto de 2020
  • Actualizado 10:33

Rastros de la pandemia

Rastros de la pandemia
El mundo ya no será como antes de que invada el cronavirus. Es verdad que antes también han existido pandemias con muchos muertos y con secuelas graves, pero nunca como en la actual situación. Seguramente porque no existían tantos viajes, donde las personas se contagiaban o porque no había un sistema de información tan eficiente e inmediato. Lo cierto es que, en este momento la enfermedad está causando mucho dolor con cifras escalofriantes e impactos dolorosos, incluso en los países que creyeron haber solucionado todo. Como nunca, hoy surge la necesidad de revisar en todos los países del mundo, las políticas de salud y cuestionar ese deseo desmedido de enriquecimiento y de acumulación de productos, y de destinar parte importante de los presupuestos para la producción armamentista o para fabricación de alimentos que dañan la salud, en lugar de medicinas para salvar vidas.
Una mirada a los efectos de la enfermedad en el mundo, según los datos de la Agencia France Presse del 27 de julio, se ha llegado a 16. 514.500 de gente contagiada en 196 países. Esta información permite hacer algunas comparaciones, vemos que EEUU es el país que se encuentra con mayor cantidad de enfermos con 4.426.982 y con 150.713 muertos y Brasil con 2.552.265 contagios y 90.134 fallecidos. Nos sorprende que en estos dos países sus gobernantes en ocasiones se hicieron la burla de la enfermedad y por ello no dieron la importancia debida para su contención, de todas formas, se sabe también que los que más mueren en EEUU son los negros y latinos, la razón puede ser por la falta de seguro de salud y acceso restringido a adquirir remedios.
En Latinoamérica, países como México, Perú y Chile han alcanzado niveles altos de contagios y Ecuador tiene datos preocupantes. En nuestro país las cifras son impresionantes, el día 31 de julio, según el Ministerio de Salud, los contagiados son 75.234 personas y los fallecidos 2.894. Sin embargo, es posible que los datos no sean muy reales, porque al Gobierno le interesa sobredimensionar para crear terror y miedo, y así evitar la realización de elecciones. Podemos afirmar que el avance de la enfermedad no tuvo ningún plan de contingencia, lo que atinaron a plantear son las cuarentenas, prohibir la salida de las personas con amenazas y con represión, si se los encuentra en la calle buscando el pan del día. Por otro lado, el Gobierno gasta el dinero destinado a la salud con sobreprecio, un ejemplo de ello es la compra de 500 respiradores. Hasta la fecha no sabemos dónde fue a parar ese dinero y los aparatos; es seguro que no nos olvidaremos de este acto de corrupción y otros actos ilegales. Con qué cara salen a decir que están luchando por la salud de los y las bolivianas, pues con sus obras solo muestran su cinismo y su falta de ética.
Frente a esta situación ¿qué podemos hacer? Denunciar cae en saco roto, la Justicia no hace nada, porque responde a otros intereses, lo mismo que los periodistas. Lo urgente es que haya cambio de gobierno con la realización de elecciones y rechazar las múltiples postergaciones con el pretexto de defensa de la vida, porque en verdad no están defendiendo la salud ni la vida. Las muertes ya están cerca de nuestros entornos, los hospitales están colapsados, los privados tienen precios muy altos y no se puede acceder a remedios, porque hay especulación en las farmacias y en las distribuidoras y el gobierno no ejerce ningún tipo de control.

MARÍA ISABEL CAERO
Arquitecta
[email protected]