Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 23:13

Democracia versus zombis

Democracia versus zombis

Mientras los días van pasando, nos ponemos a reflexionar todo lo que ha cambiado dentro de nuestra sociedad y de nosotros mismos como parte de ella. Hace casi tres semanas seguíamos siendo la juventud pegada a la tecnología. Nos veían como aquellos que solo siguen adelante porque respiran, pero sin metas reales para hacerlo. Los "zombis tecnológicos". Hemos sido objeto de críticas por parte de muchos. Y pensaban, ¿ellos son el futuro de nuestro país?

Sin embargo, algo surgió dentro del caos político y social en el que todos nos encontramos sumergidos de una u otra manera. Esta situación nos ha permitido cambiar ese paradigma que parecía tan cerrado en la mente de algunos. Se lo puede llamar patriotismo o lucha por la democracia, pero viendo más allá, se encuentra un deseo profundo de no dejarnos pisar. No de nuevo. Hemos vivido callados por mucho tiempo, aceptando las órdenes de los "superiores" sin decir una palabra en contra, o siquiera intentar dar nuestra opinión, pero estos días se ha escuchado nuestra voz en cada esquina, en todos los puntos de bloqueo, en cada marcha y en la variedad de cabildos. Nos hemos convertido en jóvenes incansables, dispuestos a dar hasta la vida el uno por el otro, y por lo que es justo. De repente, ya no se trataba de deseos propios, sino de una lucha por un bien colectivo.

Los himnos empezaron a tener sentido y ahondar en nuestros corazones. La frase que veíamos todos los días al pagar el trufi con nuestra moneda de 1 boliviano se hizo nuestro lema: "La unión es la fuerza". Empezamos a leer, entender, escuchar y tomar acción. Salimos de nuestra comodidad movidos por metas mayores que esperamos alcanzar con fe y perseverancia.

¿Y la tecnología? Pues jugó y ahora juega a nuestro favor. Nos ha permitido estar un paso más adelante; hacernos escuchar mundialmente, hacer temer a los que quisieron dañar a nuestra patria, compartir e intercambiar ideas, e incluso producir "memes" para aliviar la tensión. Gracias a ella pudimos contemplar ejemplos similares a nuestra situación y fue la que nos movió a salir a luchar.

Bolivia está en confusión y desorden. Y en medio de todo eso, los jóvenes son los protagonistas de una luz de esperanza. Son ellos quienes buscan dar fin con esta situación. 

Iniciamos esta revolución por justicia, porque la injusticia llegó a un punto insoportable. Nos autosometimos a días enteros bajo el sol, caminatas de varios kilómetros y algunos momentos nos tocó respirar gas lacrimógeno para no dejar que otros se aprovechen de lo que estamos construyendo poco a poco.

Y de eso se trata. De construir juntos. Y hacerlo usando las herramientas que conocemos al haber nacido en esta época globalizada. Estamos conscientes de la inimaginable cantidad de información, entre falsa y verdadera, con la cual somos bombardeados. No obstante, sabemos que podemos hacerle frente y empezar a generar conocimiento y datos útiles dentro de las tan criticadas plataformas sociales. Ver el efecto de esto en el país y el mundo es nuestra recompensa.

Nadie nos obliga a salir, a luchar, a usar nuestras habilidades y los conocimientos adquiridos en el colegio o la universidad. Lo hacemos por nosotros y por todos. Los zombis tecnológicos despertamos y somos más fuertes que nunca. 

ALICIA RODRÍGUEZ - FRANCIS ROJAS Centro de Estudiantes de Comunicación Social UCB [email protected]