Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 14 de octubre de 2019
  • Actualizado 03:08

Crisis argentina derriba exportación brasileña

Crisis argentina derriba exportación brasileña

El agravamiento de la crisis económica de Argentina ha lastrado las exportaciones brasileñas a su país vecino, las cuales se han desmoronado cerca de un 40% en lo que va del año y han afectado fuertemente a algunos sectores estratégicos, como el automotriz.

La venta de productos brasileños a Argentina, su tercer socio comercial a nivel mundial y el primero en la región, ha pisado el freno en medio del deterioro de su economía, pasando de los 11.307 millones de dólares en los primeros ocho meses de 2018 a los 6.778 millones de dólares en el mismo periodo de este año.

De esta forma, Brasil ha registrado un déficit de 260 millones de dólares con su vecino del sur, según los datos del Ministerio de Economía.

Argentina llegó a ser el principal destino de los productos industrializados brasileños, pero cayó hasta el segundo puesto, por detrás de Estados Unidos, en medio de una crisis financiera que, pese a su agravamiento, no ha sorprendido a los industriales del gigante latinoamericano.

"Esa crisis no empieza hoy, pero se ha intensificado. Argentina respondía por el 7% de la producción industrial brasileña hace 12 años y hoy representa el 1%", afirmó a EFE el economista de la Federación de Industrias de Sao Paulo (Fiesp), la patronal más influyente del país, André Rebelo.

Uno de los sectores más golpeados por la situación económica de Argentina ha sido el automotriz, que sigue intentando retomar el vuelo tras la grave crisis que atravesó durante la recesión que Brasil enfrentó entre 2015 y 2016, cuando el Producto Interno Bruto (PIB) cayó alrededor de siete puntos porcentuales.

Según los datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea), hasta 2018 Argentina representaba el 75% de las exportaciones de vehículos brasileños, mientras que actualmente responde por el 53%. Brasil vendió a Argentina 160.965 vehículos entre enero y agosto de este año, lo que supone una caída del 53% en comparación con el mismo periodo del año anterior y el menor nivel desde 2013, de acuerdo con Anfavea.

El año pasado el país exportó a su vecino 422.828 unidades, frente a las 545.720 de todo 2017 y las 377.299 de 2016.

En medio de un escenario político convulso, la patronal del sector automotriz brasileño no espera que la demanda argentina reaccione antes de 2021 y, por ello, confía en la apertura de nuevos mercados para las exportaciones.

Además, la grave crisis llevó al Gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, a pedir un nuevo aplazamiento para la entrada en vigor del libre comercio bilateral de automóviles, ahora para 2029.

"Aunque el libre comercio solo está previsto para entrar en vigor en julio de 2029, ese escalonamiento de 10 años trae un escenario previsible y seguridad jurídica para la industria del automóvil", subrayó Anfavea.

El último acuerdo entre Brasil y Argentina fue suscrito en 2015 y preveía que a partir de julio de 2020 el intercambio de automóviles sería totalmente libre entre los dos países.

Según las actuales reglas, Brasil puede exportar 1.5 dólares en productos del sector por cada 1.0 dólar que importe del país vecino.