Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 20:18

Claves de la nueva "vía portuguesa"

Primer Ministro de Portugal.
Primer Ministro de Portugal.
Claves de la nueva "vía portuguesa"

Los portugueses hablaron claro en las urnas: Respaldaron a los socialistas, pero no les dieron un cheque en blanco. Descartada la reedición de la "geringonça", António Costa tendrá que apurar sus habilidades como negociador para asegurar una legislatura estable.

Tras anotarse 106 diputados - a 10 de la mayoría absoluta -, los socialistas han decidido arriesgarse a un Gobierno en minoría antes que atarse con un acuerdo a cuatro años al Bloco de Esquerda, uno de sus antiguos socios y el único dispuesto a un nuevo acuerdo global.

El PS confía en la voluntad de la izquierda en apoyar un Gobierno estable y no tiene en cuenta a la oposición tras los pésimos resultados de los conservadores en las legislativas del pasado domingo.

¿Por qué no se ha logrado un pacto de estabilidad para la legislatura? ¿Qué consecuencias puede tener?.

Estas son algunas de las claves de la nueva "vía portuguesa".

En un país ahogado por la austeridad impuesta por la Troika, la izquierda lusa aprovechó la debilidad de la derecha para avanzar en una moción de censura amparada por una alianza inédita.

Bautizado despectivamente como "geringonça" (chapuza), el acuerdo alcanzado en 2015 entre el Partido Socialista, el Partido Comunista y los Verdes(PCP-PEV) y el Bloco de Esquerda (BE) sumó 122 de los 230 escaños del Parlamento.

Pese a este compromiso global, el PS negoció con sus socios cada proyecto de peso.

En cuatro años, el país se transformó y el llamado "milagro portugués" se convirtió en modelo para las socialdemocracias europeas: Se aceleró el crecimiento, se redujo el déficit, cayó el desempleo, se actualizaron salarios y pensiones y se frenaron las privatizaciones.

Ahora, los portugueses han dibujado un Parlamento claramente inclinado a la izquierda: 142 diputados frente a 84 de la derecha.

Los protagonistas de la "geringonça" tuvieron suerte desigual: El PS se refuerza -de 86 a 106 diputados-, el BE (19 escaños) se mantiene y el PCP (12) pierde cinco asientos.

En la derecha, una histórica derrota ha precipitado las guerras internas por nuevos liderazgos.

Los portugueses dieron un mensaje claro a los socialistas: Negocien. Y el PS se puso manos a la obra para sondear sus opciones.

Sólo el BE se abrió a un acuerdo de legislatura a cuatro años. Su respaldo le habría sobrado para gobernar con mayoría absoluta, pero Costa ha dado por terminado su "matrimonio de conveniencia" y ha optado por arriesgarse en solitario.

Una decisión, dicen los socialistas, que responde al "clima positivo" y la "buena disposición" de la izquierda.

El Gobierno tendrá ahora que negociar proyecto a proyecto, empezando por los Presupuestos del Estado.

La metodología, dicen los socialistas, "será idéntica": Se trabajará con todos los grupos "al mismo nivel", "sin dejar a nadie atrás privilegiando a uno de los partidos".

Lo fundamental, insisten, es el compromiso -no escrito- de trabajar por la estabilidad.

Por Mar Marín

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad