Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de septiembre de 2020
  • Actualizado 21:23

Admito que me agrada el nombre de esta columna, “Construir comunidad”. A través de este espacio, hacemos un intento de construir comunidad desde la escritura y la reflexión. Nos presentamos, en general, como docentes, estudiantes y miembros de una comunidad mayor que es la Universidad Católica Boliviana “San Pablo”. Nos mostramos como personas que día a día confiamos en la construcción de una comunidad desde la educación y el diálogo cercano con nuestros estudiantes y compañeros.

La palabra comunidad está presente en la religión, en ideologías que, mayormente, persiguen una línea política social, en organizaciones campesinas y organizaciones urbanas que luchan por sus reivindicaciones sociales. Si bien la idea de comunidad puede llegar a tener limitaciones, lo que se rescata de esta noción es la manera especial en la que se integran sus participantes, mostrando lazos solidarios y lógicas de apoyo entre los miembros.

Construir comunidad se entrelaza con la solidaridad y el diálogo, elementos básicos para la construcción de la paz.

Esta construcción está lejos de subirnos a motos, creernos dueños de espacios públicos y actuar con violencia, por ejemplo. Esta construcción no se da a través de esos golpes para que el otro entienda y de la cultura de que el más fuerte tiene el poder. Construir comunidad es un acto inteligente y de amor, que se sostiene en el respeto, la honestidad, la confianza, la responsabilidad y la educación.

En un país donde el gobierno dejó caer los brazos frente a tantas posibilidades para continuar con la educación de niños y adolescentes, en un país de bloqueos y violencia que está afectando, en especial, a poblaciones vulnerables, en una ciudad colmada de basura, en medio de una pandemia, que necesita aire limpio para sobrevivir, ante autoridades que no paran de repetir la palabra “bono” y aún no comienzan a construir verdadera comunidad, con propuestas serias para los sectores de salud y educación, la mejor alternativa que tenemos es avanzar, en medio de esta marea, apoyando desde donde estamos a quienes lo necesitan. Los lazos solidarios como población y el autogobierno deben fortalecerse.

No seamos ese país, seamos comunidad.

CONSTRUIR COMUNIDAD
ANDREA ALEMÁN ANDRADE
Comunicadora y Socióloga. Docente Comunicación Social. UCB.
[email protected]