Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:08

Los unos y los otros

Los unos y los otros

Cuando Evo Morales fue elegido como presidente, tuvo la oportunidad de unir al país y transformar muchas cosas, pero no lo hizo. Desde que recuerdo, su discurso siempre se centró en hablar de los unos y los otros, de las ventajas que tenían unos sobre los otros, poco a poco se encargó de generar una brecha social aún más profunda de la que ya existía en el país.

Nunca fue tan evidente hasta que llegó el 21 de octubre del 2019, entonces, se desnudaron las terribles consecuencias de un discurso de odio repetido a lo largo de 14 años, un discurso que no hizo más que separarnos como bolivianos.

A casi diez meses de su renuncia y en medio de una pandemia mundial, en Bolivia la salud pasa a segundo plano y la agenda electoral toma mayor importancia. Como es usual, los partidos políticos comienzan sus campañas, la gente sale con banderas y panfletos de sus candidatos a las calles, pero lo que llama la atención son los hechos de violencia que se dieron entre “los unos y los otros”.

Recuerdo que, en el paro de 21 días, se hablaba de recuperar la democracia y defenderla; hoy me pregunto, ¿dónde quedaron esas palabras? Si bien democracia es una forma de gobierno, también implica la convivencia de todos los miembros de la sociedad, quienes son libres e iguales para expresar sus creencias; hoy más que nunca la intolerancia y deseo de revancha se hacen presentes en nuestra Bolivia.

Evidentemente, no se puede cerrar una herida de 14 años en diez meses; no podemos pretender que todos nos llevemos bien, mucho menos que pensemos igual, pero el paso para comenzar a sanar se aleja mucho de la violencia, el resentimiento y el constante discurso de que existen los unos y los otros.

Leo comentarios diciendo “ellos abusaron por tantos años, que se aguanten”, entonces ¿ahora es el turno de otros de abusar? Todos deberíamos tener el derecho de expresarnos donde queramos, sin ser insultados o humillados por nuestra forma de pensar ¿no se luchó por eso?

Como país, estamos mal si queremos cambiar las cosas queriendo inclinarlas a nuestro favor, estamos mal si repetimos los patrones de odio y separatismo instaurados en estos 14 años. Se sabe lo que no se quiere de regreso, pero si seguimos como hasta ahora, entonces, seguiremos en el círculo vicioso de ser los unos y los otros.

ALISON GABRIELA MONROY O.

Comunicadora social y docente UCB

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad