Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 10:03

Paulo Freire, más vigente que nunca

Paulo Freire, más vigente que nunca

No podría haber coincidido mejor la celebración de los 100 años del nacimiento de Paulo Freire con este momento en el cual el mundo demanda respuestas casi con desesperación.

Ya se ha hablado mucho de la incertidumbre generada por las diferentes crisis que la pandemia nos ha llevado a vivir y de la necesidad de no volver al pasado reciente.

También, ha venido a la luz la necesidad de una nueva educación la cual visualice soluciones a los nuevos desafíos y que permita, por ejemplo, sin dejar de lado el avance tecnológico, encontrar respuestas a los problemas medioambientales, a las penosas e insuperables diferencias socio económicas y a las inútiles divisiones ideológicas que no han aportado nada a atender las necesidades profundas de la humanidad, entre otros aspectos críticos.

Por eso, es tiempo que los reflectores apunten nuevamente a la educación para soñar con cambios que vengan desde abajo con las nuevas generaciones. Freire decía al respecto “si las personas producen esta realidad y si esta… se vuelve sobre ellas y las condiciona, transformar la realidad opresora es tarea histórica, es la tarea de las personas”.

Toca entonces, no solo cuestionar los contenidos de la educación actual, sino promover una utopía pedagógica que guíe la formación de las nuevas generaciones.

El llamado de Freire es al diálogo, diríamos hoy, para la co-construcción de nuevas condiciones del estar en el mundo y mejores maneras de convivencia. Citando de nuevo a Freire, “Pretender la liberación de ellos sin su reflexión en el acto de esta liberación es transformarlos en objetos que se deben salvar de un incendio. Es hacerlos caer en el engaño populista y transformarlos en masa maniobrable”.

¿Y cómo debe ser ese diálogo educativo? Freire decía “Si no amo el mundo, si no amo la vida, si no amo a las personas, no me es posible el diálogo”.

Ya lo decía otra pensadora italiana, Chiara Lubich, experta en diálogos: “si no hago espacio en mí al otro, si no lo amo de verdad, no seré capaz de dialogar”.

En otras palabras, si un educador no encarna en sí mismo el mundo que quiere ver construido, si no se convierte, en el mensaje que pretende anunciar, siendo al mismo tiempo, capaz de acoger al otro e invitarle a hacer lo mismo, no podrá establecer un diálogo educativo para la transformación.

CONSTRUIR COMUNIDAD

ALFONSO M. ALARCÓN L.

Docente Tiempo Completo UCB

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad