Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 17 de septiembre de 2021
  • Actualizado 22:27

Educación remota de emergencia no es educación digital

Educación remota de emergencia no es educación digital

¡Bella ciao! La canción atribuida a los partisanos italianos servirá de fondo musical a la metáfora que sigue como figura que lleva considerar las reacciones espontáneas en términos de educación en cuarentena, como guerra de guerrillas; que no es lo mismo que acciones estructuradas con tácticas y estrategias planificadas de la educación digital.

Una suerte de inversión al planteamiento de la “guerrilla semiótica” propuesta por Eco, pues los sorprendidos docentes desprovistos de herramientas y de visión táctica han tenido abiertos dos frentes: uno simbólico en el terreno de lo virtual y otro, de las tradiciones monolíticas que demandan se perpetúe el modo tradicional de formación, juzgando a la educación digital como opuesta a su lógica.

“Questa mattina mi sono alzato e ho trovato l'invasor”

Hagamos limpieza de conceptos para identificar quién es el invasor, qué se debe combatir y con qué armas. Sin duda, el invasor es una pandemia que genera una crisis no solo sanitaria, sino también social, educativa y humana, con implicaciones colectivas y éticas profundas, que todavía no vimos en la mesa de debate.

“E se muoio da partigiano, Tu mi devi seppellir”

Lo que se debe combatir hasta enterrar es: a) la idea de que la educación escolástica medieval actualmente vigente es el único modo de educación posible y b) que las horas que los estudiantes pasan delante del monitor en conferencias son los únicos momentos educativos. Ahora tiene una cuota importante de responsabilidad en la construcción de conocimientos, porque los docentes no son más la única fuente de información.

“E seppellire lassù in montagna, sotto l'ombra di un bel fior”

La gran tentación es comparar la educación digital con la presencial. Algo así como comparar un rifle máuser con moderno fusil con mira telescópica. El problema no está en la pistola, sino en cómo la usas. Sin visión y estrategias, no importa qué usas.

Desde mi perspectiva y siguiendo al Papa Francisco, urge un nuevo pacto educativo bajo una “ética del cuidado”, que defina claramente la utopía pedagógico-antropológica del boliviano que reconstruirá el país, que use recursos disponibles y que tome en cuenta tanto la integralidad humana, como las relaciones comunitarias y la protección del medio ambiente.

CONSTRUIR COMUNIDAD

ALFONSO ALARCÓN

Docente a Tiempo Completo en la carrera de Comunicación Social 

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad