Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de junio de 2024
  • Actualizado 21:42

Esto me ha respondido un chatbot

Esto me ha respondido un chatbot

He preguntado a los nuevos oráculos tecnológicos (chatbot de Inteligencia Artificial “IA”): “dime como un experto en filosofía ¿cuáles son los riesgos éticos del uso de inteligencia artificial?” porque es una preocupación bastante difundida.

Esta ha sido su respuesta resumida:

“Los riesgos éticos del uso de inteligencia artificial pueden dividirse en dos categorías principales:

- Riesgos derivados de la propia tecnología, los cuales son inherentes a la naturaleza de la inteligencia artificial y pueden surgir incluso si se utilizan sistemas de IA de forma responsable. 

- Riesgos derivados del uso de la tecnología, vale decir aquellos causados por la forma en que las personas utilizan los sistemas de IA.

Algunos ejemplos son: La discriminación y sesgos, la pérdida de control de parte de los humanos, el uso para fines dañinos.

Entre los peligros se encuentran los fraudes y creación de noticias falsas, la violación a la privacidad derivados de la recopilación masiva de datos, el servicio a la criminalidad y las tiranías, las guerras y las armas autónomas, por citar algunos.”

La IA plantea, también, cuestiones más generales sobre la naturaleza de la inteligencia y la conciencia. Por ejemplo, ¿podemos considerar a los sistemas de IA como sujetos morales? ¿Tenemos la obligación de tratarlos de la misma manera que tratamos a los humanos?

Como se puede percibir, las máquinas nos responden con aquello que esperamos oír, asumiendo una posición humana y no de equipos pensantes, tal como sucede con los papagayos; sin embargo, a diferencia de los animales que imitan sonidos, la IA emula los razonamientos con todo el potencial de suplantar a sus amos.

En el afán de evitar la suplantación, la IA, a diferencia de los humanos, no se emociona y esa sería nuestra ventaja sobre ella. Sin embargo, esta es la respuesta del mismo chatbot al respecto:

La IA no puede sentir emociones. Las emociones son complejas y están arraigadas en la biología y la psicología humanas. Sin embargo, los sistemas de IA pueden aprender a reconocer y responder a las emociones humanas. También puede aprender a generar respuestas que sean coherentes con la emoción que está siendo expresada.

¿Cuál es entonces la diferencia entre la inteligencia natural y la artificial?

CONSTRUIR COMUNIDAD

ALFONSO ALARCÓN

Docente Carrera Comunicación Social UCB

[email protected]