Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 04 de diciembre de 2022
  • Actualizado 20:29

Y entonces, ¿qué es el amor?

Y entonces, ¿qué es el amor?

Hablar de amor implica iniciar una inagotable conversación interna. Intentar entender qué es el amor con base en la experiencia de otros no te da las respuestas. Tampoco, dar sentido a un sentimiento que no es etéreo. El mundo habla de amor, pero realmente es difícil escribir sobre el amor. 

Muchas veces no conocemos el trasfondo de los conceptos que apropiamos día a día. Vivimos la experiencia del amor romántico a partir de una idealización. Los sentimientos son determinados culturalmente y le damos significado a partir del contexto en el que vivimos.

No nacemos sabiendo amar, el amor se atribuye al conectar con aquello que lo genera, te amo porque siento, pero no condiciona, entonces, es electivo. Te amo porque elijo. 

Decir te amo, es más que una sucesión de letras escritas una tras otra. El amor es una construcción que debe tener como base la empatía, sin expectativas o convencionalismos sociales. Aun así, cada quien vive el amor a su manera. 

Esta es una de las razones por la que las personas nos movemos, aunque, no sabemos cómo funciona en su totalidad. Tiene algo que lo hace igual a la muerte, y es que el amor es inevitable. 

Asume constantemente asociaciones y fantasías envueltas en una incesante hambre de necesidad, que con toda seguridad son espejismos atribuidos a una sociedad llena de impaciencia. Pero, todo tiene su momento, desde lo más trivial hasta algo tan profundo como es el caso del amor.

La realidad es que el camino de preguntas sobre el amor, no es lineal. No se puede poner en palabras simples algo que resulta ambiguo e incuantificable. Pero saber cómo amas, te hace responsable de lo que pones en los vínculos. 

El amor no es la meta, es el camino y gracias a lo incierto y riesgoso que es, lo cuidamos. No hay una receta absoluta para el amor, pero me atrevería a decir que el ingrediente principal es la libertad. Nos da la posibilidad de elegir lo que pensamos y con ello lo que sentimos y hacemos. 

Después de todo, de algo si estoy completamente segura y es que el ser humano nunca estará preparado para comprender al amor. 

CONSTRUIR COMUNIDAD

ALEJANDRA BAEZA TORRES

Magíster, investigadora asociada VLIR-UCB

[email protected] 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad