Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:02

¿Y si de verdad estamos "locas"?

¿Y si de verdad estamos "locas"?

Es común que por razones válidas explotemos y armemos escándalos de ira. La ira es un sentimiento totalmente natural que a las mujeres no se nos es permitido expresar. Existe la creencia popular que sí podemos expresar nuestros sentimientos, a diferencia de los hombres, seres tradicionalmente reprimidos que deben actuar como máquinas para no ser disminuidos. Lo que se constituye en una verdad a medias, pues resulta que las mujeres solo debemos  expresar sentimientos acordes a la “delicadeza” que se nos asigna al nacer: tristeza y alegría, por ejemplo, siendo este último sentimiento aquel que la sociedad espera que sea constante.

A la mínima expresión de ira o desagrado, las etiquetas "loca" o "histérica" no faltan sobre la mesa; y si no estamos sonrientes o tranquilas todo el tiempo, nunca falta el torpe de turno que suelta las palabras del siglo: "deberías sonreír más". 

Ni siquiera podemos socializar de forma eficiente el dolor. El dolor menstrual es, para muchas, bastante alto y aún así en los trabajos o escuelas pretenden que finjamos que no está ahí, o que tomar una simple pastilla bastará, como si se tratara de un dolor de cabeza. Si tenemos cólicos estomacales podemos darnos de baja un día; sin embargo, con los cólicos menstruales toca "aguantarse".

Pero, ¿qué pasa si volteamos la tortilla? ¿Y si de verdad estamos "locas"?

El acceso a la salud mental, sobretodo en Latinoamérica, es un bien que requiere bastante fortaleza económica, panorama desolador en un continente donde, gracias a la pandemia, se estima que los niveles de pobreza extrema habrían llegado al 33.7% de la población(1); y de paso existe el estigma de que solo los "locos" necesitan de ella. Y mucho ojo con los "locos" porque a las "locas" solo se las ignora.

¿Quién no escuchó a su tía quejarse de que nadie la ayuda en las labores de su hogar seguido del comentario del cínico de su esposo diciendo que la ignoren y que está loca, mientras se rasca el estómago echado en el sillón? Muchas veces hasta pudimos haber presenciado algún ataque de ansiedad en alguna mujer cercana a nuestro entorno y nunca faltó quien incitó al grupo a ignorarla, que “ya se le pasará".

Pues bien, este "ya se le pasará" no solo sucede en nuestro día a día. El sujeto clínico para las investigaciones en problemas de salud mental es, en su gran mayoría, el varón, dejando de lado los factores ambientales, genéticos y hormonales que podrían afectar a que la mujeres tengan síntomas diferentes y por consecuencia sean mal diagnosticadas o, peor aún, ni siquiera obtengan un diagnóstico.

"Según el National Resource Center on AD/HD Children and Adults with ADHD (CHADD), poca es la información que hace referencia al TDAH en las mujeres debido a los pocos estudios realizados en esta población. La mayoría de la información que tenemos al respecto está basada en la experiencia clínica de los profesionales de la salud mental que se han especializado en tratar a la mujer adulta." (TDAH y Mujer - Fundación CADAH)(2) en el artículo se redactan las diferencias de síntomas, que no son ignorables, entre hombres y mujeres, haciendo incluso a las mujeres con TDAH más propensas a sufrir depresión y ansiedad. 

Existen incluso enfermedades mentales directamente relacionadas con nuestra realidad biológica como ser: la depresión posparto, trastorno disfórico premenstrual, síndrome premenstrual, sin descartar que en muchas mujeres, si es que sufren alguna enfermedad mental o trastorno, la menstruación puede incidir significativamente al aumento de sus síntomas.

"La prevalencia del TEA (Trastorno del Espectro Autista) es claramente mayor en varones con una proporción de 4:1 (1 de cada 38 vs 1 de cada 152).  Sin embargo, es posible que esta diferencia de género no sea tan grande, y una proporción significativa de mujeres TEA esté siendo diagnosticada de forma tardía, o directamente no diagnosticada" (Mujer, trastorno del espectro autista (TEA) y la necesidad de encajar)(3).

En discusiones o debates se pide información científica fiable para comprobar datos y llegar a una conclusión razonable, pero, ¿qué sucede cuando un sector de la población en ese debate está tan invisibilizado que ni siquiera hay estudios al respecto para llegar a dicha conclusión? Es increíble cómo siendo la mitad de la población, ante un arrebato de ira, un ataque de ansiedad o un ataque de histeria, nuestro entorno resuelva que con la etiqueta de "locas" tiene permiso para seguir ignorando un problema de salud pública.

La socialización de la mujer y la prevalencia de la violencia machista afecta nuestra psique. Hay muy poco donde se analiza de manera paritaria los diferentes síntomas en ambos sexos para el mismo trastorno o enfermedad mental. Actualmente, la depresión es la enfermedad mental con más prevalencia en el mundo; sin embargo, escuchar que las mujeres fingen tenerla, cuando demuestran claros síntomas de ella, es el pan de cada día. Hemos visto amigas desglosando sus síntomas y siendo tachadas de "faltadas de atención"; pero, por otro lado, he visto amigos que de tan solo decirlo les creyeron sin preguntar. Cuando un hombre con depresión sonríe está muy mal, pero cuando una mujer con depresión sonríe, está fingiendo, típica imagen de la salud mental ¿verdad?

¿Y qué pasa si de verdad estamos "locas"? ¿Y si de verdad necesitamos ayuda psicológica? ¿Y si el entorno patriarcal realmente afecta nuestra salud mental y cómo la socializamos? Realmente a esa tía que se la pasa todo el día gritando ¿hay que ignorarla?

Realmente a esa mamá que llora todas las noches ¿hay que esperar a que se le pase porque "es su labor de madre"? Realmente a esa abuela que se enoja con tanta facilidad solo ¿hay que dejar de hablarle? ¿A cuántas mujeres en nuestra vida hemos ignorado porque "parecen locas"? Y ¿A cuántas hemos dicho "locas" cuando simplemente demostraban de forma razonable sus sentimientos? 

(1)ONU-CEPAL https://www.cepal.org/es/comunicados/pandemia-provoca-aumento-niveles-pobreza-sin-precedentes-ultimas-decadas-impacta

(2)  https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/tdah-y-mujer.html

(3) https://www.neuropediatriaytdah.com/autismo-y-mujer-camuflaje-social/

#FOROFEMINISTA

Adriana Martinic Pozo

Estudiante de la carrera de Física - UMSA y activista feminista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad