Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:07

La mujer y la ciencia

La mujer y la ciencia

Así como el inglés, francés o español, la ciencia es el lenguaje por el cual la naturaleza se comunica y se conecta con las personas y claramente, desde que la historia humana empezó a escribirse, la conexión de la mujer con la naturaleza fue indiscutible. 

La experimentación con plantas y curación de enfermedades, que antiguamente se consideraban maldiciones, estaban en el tablero de juego femenino, donde las reglas las dictábamos nosotras. Se desconoce el origen del sistema patriarcal, si es que este tuvo uno, sin embargo, la medicina de ese entonces, liderada ancestralmente por una predominancia masculina, no podía aceptar el poder de sanación o perjuicio a manos de sus contrapartes femeninas, razón por la cual, ante una exagerada y violenta reacción, se condenaron estas prácticas medicinales dándoles la infame denominación de "brujería" y atribuyendo estos conocimientos a habilidades en contra de la religión dominante, otorgadas por alguna deidad representante de la malicia en la humanidad, haciendo prevalecer tras esta máscara de adoración, al sistema al cual realmente le tenían fe y devoción: el mismísimo patriarcado.

La comunidad científica quedó impactada con los castigos impuestos a Galileo o a Giordano Bruno por tratar de alumbrar la verdad, sin embargo, no se le movió un pelo respecto a los miles de asesinatos de nuestras científicas por naturaleza: las brujas.

Este sentimiento misticista hacia las mujeres que ejercían el camino del conocimiento no ha cambiado mucho desde entonces. Llega el auge científico a inicios del siglo XX y, tras este, el robo masivo de obras científicas femeninas. No es casualidad que las obras más brillantes de Einstein fueran escritas en el periodo en el cual estaba casado con Mileva Maric, matemática, pionera en poder ingresar a la universidad, con un intelecto envidiable, de las mejores estudiantes, y, tras contraer matrimonio, convertida en la sombra de la teoría de la relatividad, que, se estima, en su mayoría fue descrita matemáticamente por ella. 

Maric no tuvo la misma suerte de Curie: casarse con un ser humano decente que reconociera su parte en un trabajo brillante. El potencial de Mileva cayó en condena a una vida de ama de casa, cuidando al hijo que el afamado científico no tenía el "tiempo" de atender, y al que casi no veía por hacerse de conferencias con el trabajo que merecía acreditar a su exesposa.

Cambiamos de: "es una bruja, quémenla", a: "es una mujer, no puede ser inteligente". El robo masivo de investigaciones científicas femeninas es una historia desagradable que se repite hasta el día de hoy. Dentro la comunidad cada vez existen más denuncias de robo de trabajos, tesis, investigaciones, y la subestimación de la capacidad de la mujer hace que nadie se cuestione si el trabajo realmente lo realizó quien lo presenta, y las denuncias son acalladas bajo el argumento: "¡Imposible! Una mujer no pudo haber hecho algo tan brillante".

Estigmatización que se ve desde la vida universitaria. Si la mujer se atrasa en la carrera (que es totalmente común) la juzgan de tonta, pero si es hombre pasa desapercibido. Si la mujer tiene buenas notas, la acusan de acostarse con el docente, de copiarse, de ser responsable, más no inteligente, ¡ay!, ¿pero si es un hombre? Claramente es un genio. 

Desde mi experiencia universitaria veo cómo la gente lanzaba burlas despectivas con mujeres que “terminan apenas” la carrera en siete años y felicitan a hombres porque al fin “lograron” egresar, en el mismo tiempo. 

A pesar de tener el contacto mismo de la naturaleza en el útero, la mujer y la ciencia siguen siendo asuntos separados, desde la condena a la brujería, hasta el robo descarado de trabajos científicos. Quién sabrá los grandes avances que nos perdimos por callar a una persona solo por haber nacido con vulva. Esperemos anhelantes que algún día el concepto sea justamente cambiado a "la mujer en la ciencia".

#FOROFEMINISTA 

Adriana Martinic Pozo

Estudiante de la carrera de Física - UMSA y activista feminista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad