Imprimir

El olvido, el golpe más cruento

Sergio de la Zerda | 09 de agosto de 2020

Un fotograma del documental disponible en streaming.
Un fotograma del documental disponible en streaming.
Sobre el conmovedor y premiado documental español El silencio de los otros, producido por Pedro Almodóvar y disponible en Netflix.

Imagine usted la doble tragedia de, habiendo sido torturado por una dictadura, tener que convivir con su agresor en la misma calle. Un agresor por otro lado impune, al que el mismo Estado le ha garantizado el olvido de sus crímenes, como a otros cientos iguales que masacraron a miles. De eso y de otras truculencias de la humanidad va El silencio de los otros, premiado documental de los españoles Almudena Carracedo y Robert Bahar, producido por Pedro Almodóvar y disponible en Netflix.

“La llamamos la Guerra Civil Española, pero comenzó con un golpe militar”, dice la voz en off del filme en su primera intervención. En efecto, en 1936 y bajo consignas de “Dios”, “libertad” y “orden” (sí, cuánto se parecen los regímenes de facto, aun en Bolivia 84 años después), se interrumpió violentamente la gestión de un Gobierno electo (de izquierda, sí), dando lugar a una conflagración que finalizaría en 1939, con la victoria del “generalísimo” Francisco Franco, apoyado por la Italia fascista y la Alemania nazi.

Su mandato de terror duró hasta su muerte, en 1975, cuando el país demandó una amnistía para los millares de presos políticos, medida que se tradujo asimismo en un perdón total para quienes lincharon, fusilaron, torturaron, persiguieron y robaron niños a sus adversarios. El pacto de olvido llegó no solo a eliminar del currículo educativo aquellas cuatro décadas de absoluta penumbra, sino a constituir un Estado cuyos jerarcas, el “rey” incluido, cómo no, se rehúsan a investigar los delitos aun hasta hoy.

Así, José María Galante padeció el cotidiano horror de ser vecino de quien le martirizó, la octogenaria María Martín nunca renunció a hallar los restos de su madre enterrados bajo una carretera, y la también anciana Ascensión Mendieta no tuvo paz en la búsqueda del cuerpo de su padre. Sus historias y luchas a lo largo de seis años de este siglo son lo central de la producción, cuyo visionado hace caer no pocas veces lágrimas por la conmovedora búsqueda de justicia en medio de la atrocidad.

En diálogo estético constante con los elementos que refrendan que los humanos tenemos memoria, El silencio de los otros es también una ejemplar obra periodística, no solo por la elocuencia en el drama real que narra, sino por el largo y dedicado acompañamiento a las víctimas, de las que sabe captar intimidades a plenitud. Seguramente por esos y otros motivos en una Europa que, aunque plagada de neofascismos, todavía condena la II Guerra Mundial, la película ganó en 2019 el Premio Goya y el Premio del Público a Mejor Documental en la Berlinale (2018).

La cinta es urgente en tiempos en que los autoritarismos de Bolivia y el mundo nos hacen de nuevo descender a las tinieblas de lo peor de los hombres. Su reivindicación de la memoria como puntal de reparación nos ratifica que ni el más potente y cruel de los golpes podrá ser institucionalizado eternamente, mucho menos la amnesia y mutismo que nos quieren vender como paz social.

Periodista – Twitter: @SergioDelazerda

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/ramona/olvido-golpe-mas-cruento/20200809012723781581.html


© 2020 Opinión Bolivia

Opinión