Imprimir

El peleador cochabambino Marcos Vásquez: “Hay que tener fe”

Opinión Bolivia | 09 de abril de 2020

El cochabambino Marcos Vásquez (d), experto en muay thai. STEVE ROSSILLO
El cochabambino Marcos Vásquez (d), experto en muay thai. STEVE ROSSILLO
El peleador cochabambino de muay thai, que reside en Estados Unidos, está atrapado en la Llajta. Aprovecha para actualizarse más en su deporte y pide que la gente tome la pandemia con seriedad.
 

Marcos Vásquez llegó a Cochabamba en octubre de 2019. Tenía planeado retornar a Estados Unidos, pero los problemas sociales tras las elecciones generales mudaron sus previsiones. Y, recientemente, cuando pensaba por fin regresar al país del norte para continuar con sus peleas y su agenda competitiva en el deporte del muay thai, también debió cancelar su viaje. Ahora, el causante de que sus planes se vieron afectados fue un enemigo invisible: el virus.

No puede hacer más que aguardar, tener fe y seguir el protocolo de cuidados necesarios para cuidar a su familia. Ante la improbabilidad de llevar a cabo un entrenamiento regular, Marcos intenta empaparse de nuevos conocimientos relacionados con su disciplina y también ayuda a su mamá, que tiene 65 años. 

“Tienes que saber sobrellevar la circunstancia. Se trata de distraerte un poco. Si te pones a pensar en toda la situación, es estresante y eso no ayuda en nada. El tiempo va a decidir qué va a pasar. Hay que tener fe en que todo se arreglará”.

Marcos intenta ser positivo, pero también es cierto que sus ahorros personales comienzan a agotarse y, si la cuarentena se extiende, los problemas económicos se pronunciarán. “Me quedé porque tenía proyectos acá. Debía viajar este mes, pero el coronavirus me frenó un poco. Ahora estoy en casa, gastando ahorros. Pronto se acabarán”.

La preocupa su hermano, quien es médico. La exposición al virus es mayor y Marcos confía en que todo saldrá bien.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deportes/marcos-vasquez-tener-fe/20200409155440761324.html


© 2020 Opinión Bolivia

Opinión