Imprimir

Los 350 ítems de la discordia

Editorial |

Editorial | 28 de abril de 2020

Hace pocos días, la presidenta transitoria Jeanine Áñez entregó a Cochabamba 350 nuevos ítems para salud. Dada la emergencia que se tiene por el coronavirus, lo que tenían que hacer las autoridades del sector era agilizar la selección de los profesionales para que sean designados oficialmente y se sumen al equipo que lucha contra la pandemia en el departamento.

Todos esperaban que se cumpla con el procedimiento y que sea una comisión integrada por representantes del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Colegio Médico y del Ministerio de Salud, quienes se encarguen del proceso de selección. Sin embargo, eso no sucedió, ya que comenzaron a salir denuncias en sentido de que las designaciones fueron “a dedo y bajo criterios políticos”.

En plena crisis del sector salud, desatada por la falta de personal, equipamiento, infraestructura e insumos para tratar el COVID -19, no es posible que algunas autoridades pretendan aprovecharse de la emergencia para sacar réditos personales y políticos.

Todos sabemos que Bolivia está entrando en la fase más crítica y que se deben extremar todos los esfuerzos para frenar la propagación del mortal virus. En ese sentido, no se puede permitir que las irregularidades  sean “camufladas” bajo el rótulo de que se tienen que agilizar algunos procesos para atender la emergencia.

El secretario del Sindicato de Ramas Médicas en Salud (Sirmes), Yuri Lazarte, pide al Ministerio Público que active la Unidad Anticorrupción para que investigue las denuncias sobre la designación, al parecer, irregular de los 350 ítems.

El viernes 24 se conoció que los memorandos de nombramiento fueron entregados, pese a que, según Lazarte, no se cumplió con todo lo establecido para la selección de esos profesionales. Puso como ejemplo el hecho de que en la comisión no participó el Colegio Médico.

A las denuncias del Sirmes, se suma la del personal médico del hospital Cochabamba que ayer en la mañana inició una huelga de hambre escalonada contra las presuntas irregularidades en la designación de algunos profesionales en ese centro de salud.

Es sabido que uno de los mayores problemas es la asignación de ítems que está a cargo del Gobierno central. De hecho, en Cochabamba se necesitan al menos 3.000 nuevos cargos, de acuerdo a un informe de Sirmes. Sin embargo, ahora que por fin el departamento recibe un poco más del 10% de lo requerido, las designaciones se ven empañadas por varias denuncias.

Hemos visto que en países vecinos han caído hasta ministros por el simple hecho de haber sido denunciados de presuntos hechos de corrupción. Los recursos económicos cada vez son menores, dada la emergencia y las grandes necesidades; por lo tanto, deben ser administrados de forma transparente y de cara al pueblo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/editorial/los-350-items-de-la-discordia/20200428011916764608.html


© 2020 Opinión Bolivia

Opinión