Imprimir

Elecciones directas, ya

Ramón Rocha Monroy | Escritor, abogado y "Cronista de la Ciudad"

Ramón Rocha Monroy | 12 de mayo de 2020

En 1974, la dictadura militar en Brasil quería realizar elecciones indirectas, momento en el cual hubo ruidosas manifestaciones en todas las ciudades, pidiendo elecoes diretas, ja. Elecciones directas, ya. Yo estuve en ese país y vi en Sao Paulo al campeón mundial Sócrates haciendo tecniquitas; a cantantes interpretando bossa novas, a grandes personalidades que se movían al ritmo y a una fiesta popular de mujeres semidesnudas que bailaban como en el famoso carnaval de Río.

En lugar de los regimientos grises de la dictadura, la explosión de color y alegría del pueblo brasilero. Unas muchachas en tanga traían atrás una inscripción: Elecoes diretas, ja, con los colores de la bandera brasillera.

Fue una fiesta inolvidable y el pueblo brasilero derrotó a la dictadura.

Me recordó las elecciones de 1979, cuando Banzer estrenó la sigla ADN y quiso candidatear y llegó a Oruro junto a su compañero de binomio. Para su desgracia, llegó a mediodía, a la salida de colegiales y universitarios que lo atropellaron con naranjas, el símbolo electoral de la UDP, y en medio piedras. Del santuario del Socavón se fue al mercado Campero y las verduleras lo recibieron con una lluvia de tomates, berenjenas, cebollas, lechugas... Era la explosión popular de verduras de colores frente a una candidatura dictatorial.

Los paras se habían adelantado a Huanuni, pero fueron detenidos y, según dijeron, maltratados, de modo que la comitiva tuvo que retornar a La Paz. El semanario Aquí destacó una viñeta pintada que decía: Bienvenido Banzer diputado por Charaña, en alusión al abrazo que se dio con Pinochet en Charaña en un supuesto retorno al mar.

La noche del domingo, las ciudades se llenaron de cohetes, camaretas, cientos y cientos de explosiones como se escuchaban en los bloqueos. No solo eso, sino cacerolazos masivos, no aislados como hacían las amas de casa de barrios residenciales, cada una en la soledad de su cocina. ¿Qué pedían cacerolazos y cohetes? Elecciones ya.

La situación política es insostenible: cientos de pititas están orgullosos, en secreto, de cómo defendieron la democracia, pero no para que el interinato tome medidas económicas para las cuales no tenía derecho. A ellos se suman numerosas instituciones que condenan la "anhelada" recepción de transgénicos por ciertos sectores exportadores de la agroindustria cruceña con beneplácito del Gobierno, como CIPCA y ahora la Iglesia católica, que acaba de criticar al interinato de "colocar a su gente en puestos públicos". Ellos son conspicuos opositores al régimen depuesto y actores en su caída, pero implícitamente coinciden en el pedido popular de elecciones ya.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/ramon-rocha-monroy/elecciones-directas-ya/20200512013530767120.html


© 2020 Opinión Bolivia

Opinión