Imprimir

Choque armado con 8 muertos obliga a liberar a hijo del Chapo

EFE | 19 de octubre de 2019

Vehículos arden para bloquear el acceso de la Policía/EFE
Vehículos arden para bloquear el acceso de la Policía/EFE
Culiacán se convirtió en un campo de guerra al conocerse del arresto de Ovidio Guzmán.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, enfrentó la peor crisis de su Gobierno tras una refriega entre fuerzas federales y delincuentes en la ciudad de Culiacán por el arresto de uno de los hijos del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán, que dejó como saldo al menos 8 muertos, 16 heridos y 49 reos fugados.

El fallido operativo para capturar a Ovidio Guzmán obligó a su liberación. 

Con un discurso en el que apelaron a la paz, López Obrador y su gabinete de seguridad, en dos ruedas de prensa distintas, aceptaron sus errores

La tragedia puso al Ejecutivo contra las cuerdas.

“No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos (el gabinete de seguridad) tomaron esta decisión (liberarlo) y yo la respaldé”, dijo el Mandatario a modo de justificación.

 

LOS HECHOS

El hijo del narcotraficante, sobre el que pesa una orden de extradición solicitada desde septiembre por EEUU, fue hallado por un comando de 30 militares y miembros de la Guardia Nacional en un casa en la ciudad mexicana de Culiacán, en el noroccidental estado de Sinaloa, una región considerada tierra de narcos. Para evitar su detención, se desató horas de tiroteos y bloqueos en la capital del estado, de unos 800.000 habitantes, que entraron en pánico.

Esta crisis mostró el poder de los grupos de la delincuencia organizada, en este caso el Cártel de Sinaloa, y dejó al descubierto las fisuras que registra el Gobierno de López Obrador en seguridad.

577 Muertos

Entre enero y agosto de este año en el estado de Sinaloa. La guerra contra el narcotráfico em México dejó 250.000 muertos y más de 40.000 desaparecidos, desde 2006 hasta 2018, durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

“En el afán de obtener un resultado positivo. (El comando) actuó de manera precipitada con deficiente planeación y falta de previsión sobre las consecuencia”, reconoció el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval.

El comando entró en la vivienda a las 15:45 hora local en la que se identificó al hijo del Chapo, estando dentro de la casa hasta las 17.00. Poco después, se dieron los disturbios en toda la ciudad, por lo que el Gabinete de Seguridad tomó “por unanimidad” la decisión de “retirar al personal” de este inmueble.

Entre los ocho muertos están un civil, un agente de la Guardia Nacional, un interno de un penal del municipio y cinco agresores. Además hay 16 heridos, entre ellos siete soldados, dos policías municipales, un oficial de la Guardia Nacional y un policía estatal. Durante el conflicto 49 reos fugaron de la prisión de Culiacán en la que se registró un amotinamiento.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, defendió la política de seguridad del actual Gobierno y aclaró que “no hay ningún pacto con el crimen organizado ni tampoco hay falta de Estado ni ausencia de Gobierno”. 

 

VIOLENCIA

El episodio de Culiacán se sumó a los dos enfrentamientos registrados esta semana entre agentes del Ejército mexicano y civiles armados en los estados de Michoacán y Guerrero, que dejaron como saldo 28 muertos.

El lunes asesinaron a 13 policías estatales en el estado de Microacán. Fueron emboscados por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación. El martes, en Guerrero, murieron 14 civiles y un militar en un enfrentamiento.

 

Tres historias de la familia

1. Joaquín “el Chapo” Guzmán, condenado a cadena perpetua en EEUU, y su descendencia controlan el cárcel de Sinaloa, fundado en la década del 80 para hacer envíos de droga y rival del cártel Jalisco Nueva Generación. 

2. El Chapo saltó a la fama tras el asesinato del cardenal mexicano Juan José Posadas en 1993 que fue confundido con un poderoso narcotraficante ya que usaban el mismo tipo de automóvil.

3. El cártel es manejado por los tres hijos del Chapo: su primogénito Iván Archivaldo, de 36 años, que estuvo detenido en 2005 por lavado de dinero; Jesús Alfredo, de 36 años, considerado el más violento de los hermanos e incluído en la lista de los más buscados por el FBI; y Ovidio, de 28 años, acusado por narcotráfico en EEUU. Extienden sus tentáculos en al menos 17 de los 32 estados de México.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/mundo/choque-armado-8-muertos-obliga-liberar-hijo-chapo/20191019013227732738.html


© 2019 Opinión Bolivia

Opinión