Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 01 de diciembre de 2022
  • Actualizado 20:32

LA VARIEDAD MÁS DEMANDADA ES EL TINTO

El vino boliviano está en las mesas de 11 países

El vino boliviano está en las mesas de 11 países



La materia prima para elaborar el vino boliviano crece en viñedos que parecen rozar el cielo tarijeño. Bajo esas condiciones, el producto final es un fermentado “de altura” que deleita paladares chilenos, mexicanos e incluso chinos.

Exactamente 11 países demandan vino de Bolivia en la actualidad: Estados Unidos, Corea del Sur, Alemania, Chile, Cuba, Japón, México, Inglaterra, Suiza, Luxemburgo y China, de acuerdo con cifras del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y la Asociación Nacional de Industriales Vitivinícolas (ANIV).

El producto es cotizado en esos mercados por las condiciones geográficas en las que se desarrollan los viñedos, a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Esa altura permite, entre otras cosas, que los racimos de vid estén más expuestos a los rayos solares y tomen un color, textura y sabor únicos en el mundo.

DEMANDA La región a la que más exporta Bolivia es Reino Unido. De acuerdo con el IBCE, cerca del 91 por ciento de la producción de la gestión pasada fue ahí.

Norteamérica es el segundo demandante, pero en menor proporción.

INGRESOS La exportación de ese producto generó ingresos de más de 16 mil dólares en 2015, mientras que la gestión pasada el rédito superó los 43 mil dólares.

El gerente general de ANIV, Ricardo Ortuño explicó que la variedad más demandada por el mercado exterior es el vino tinto. No obstante, el singani no se queda atrás.

Hasta mayo de 2017, la exportación de ese aguardiente de uva generó más de 32 mil dólares en ingresos a Tarija, según información estadística del IBCE.

COCHABAMBA Las bodegas del departamento aún no exportan vino debido a que, de momento, dicen que la prioridad es satisfacer la demanda del mercado interno.

El gerente general de una de las bodegas más emblemáticas de Cochabamba, Dolz, Wildo Dolz, indicó que la producción de vino cochabambino abastece a la población y, en menor proporción a Santa Cruz. “Toda la producción se acaba, no tenemos estocamiento”.

El departamento empezará a fijar la mirada en el exterior cuando hayan excedentes.

CONTRABANDO Así como el vino de altura compite por estar en mesas de diversos países del mundo, también lo hace por deleitar el paladar de los bolivianos. Y es que, de un tiempo a esta parte, al menos el 45 por ciento de la población consume vinos de contrabando.

La mayoría de esos fermentados de uva proviene de Argentina.

No obstante, entre los vinos del exterior, hay algunos que ingresan siguiendo el conducto regular: pasar por la Aduana Nacional de Bolivia, hacer el registro sanitario y cumplir con las obligaciones tributarias.

Según el IBCE, Bolivia importa vino de al menos media docena de países: Argentina, Chile, España, Italia, Estados Unidos, y Francia. El último es uno de los productores más cotizados del mundo.

Solo la gestión pasada, se importaron vinos por un valor de más de 647 mil dólares al país.

El 47 por ciento de las importaciones proviene de Argentina y el 31 por ciento de Chile.

INVITACIÓN En medio de ese panorama del sector vitivinícola de Bolivia, la Fundación Feicobol organiza la versión 2017 de Vinofest, que pretende poner en contacto a la población de Cochabamba con las bodegas más importantes del país.

El evento se desarrollará el próximo 11 y 12 de agosto en el recinto ferial de la laguna Alalay. Más pormenores del evento en las siguientes páginas de este suplemento.

DATOS

Alemania

Bolivia registra exportaciones de vino hacia Alemania, pero en proporciones mínimas. La gestión pasada se envió vinos por un valor de 216 dólares a ese país.

Corea del Sur

El vino boliviano también llega a Corea del Sur, no obstante la cifra exportada en 2016 no supera los 360 dólares, según reporte parcial del IBCE.